En Blanes, Barcelona y Girona, el escritor chileno tuvo sus propios santuarios literarios durante su vida en España. Aunque hayan pasado ya quince años desde su muerte, las huellas imborrables que dejó en esas librerías siguen latentes.
Texto y fotos: Sofía Merino L.

  • 5 julio, 2018

Para ver la nota completa y otros contenidos exclusivos debes estar suscrito a Revista Capital

Si ya eres suscriptor ingresa aquí