En el estudio Calderon y Cia. decidieron pasar al siguiente nivel buscando nada menos que un nicho rentable, atractivo y poco explotado. ¿Y eso existe? Si, es el balompie.

  • 1 abril, 2009

 

En el estudio Calderon y Cia. decidieron pasar al siguiente nivel buscando nada menos que un nicho rentable, atractivo y poco explotado. ¿Y eso existe? Si, es el balompie. Por Federico Willoughby Olivos; foto, Verónica Ortiz.

 

Aunque suene a lugar común, lo que el estudio de abogados Calderón y Cía. Está haciendo en este preciso momento es saltar a la cancha. Porque si durante 30 años han ofrecido con éxito asesorías legales a empresas en temas como defensas de casos tributarios, compras, fusiones, además de apoyo en materias civiles, comerciales y económicas, lo cierto es que, sin dejar de lado a sus actuales clientes y negocios, el estudio pretende, y gracias a una serie de cambios que se vienen gestando hace un rato, pasar “al siguiente nivel”.

Porque para el socio principal, Darío Calderón, es clave que el estudio empiece a prepararse para el futuro, que sepa aprovechar las oportunidades que ofrece litigar en un país insertado globalmente.

 

El equipo en pleno (de izquierda a derecha): Rene Abeliuk, Julio Alonso, Darío Calderón, RodrigoHernández, Alfredo Ugarte, Cristián Ogalde, María José Calderón.

Y la epifanía que gatilló esta decisión vino de su propia hija. Es que cuando el 2006 María José Calderón juró como abogado, él supo que era la señal de empezar con la evolución. Dejaron su tradicional oficina en Huerfanos 770 para trasladarse a una oficina del coqueto grupo de edificios transparentes en Rosario Norte, invitaron al ex integrante de la Corte Suprema Rene Abeliuk para que se uniera al bufete (lo mismo con María José) pero, y aquí lo más importante, decidieron empezar a trabajar un área generalmente poco considerada por la mayoría de los estudios: la legislación deportiva.

Y era el paso natural. Calderón, por su amplia experiencia ligado al fútbol –fue dirigente de Universidad de Chile, asesoró en la creación de una nueva ley para el deporte, presidente del Club Palestino– sabía que tenía una tremenda oportunidad otorgando servicios especializados para la actividad. “El fútbol está dando pasos gigantes para ser cada vez más profesional y por lo mismo, es obvio que requiere servicios legales a la altura”, señala el propio Calderón desde su oficina decorada con aviones a escala de Lan (el abogado también es parte del directorio de la empresa de Piñera).

Para lograr este objetivo, invitó a participar en su estudio a Cristián Ogalde, un joven abogado a quien Calderón había conocido cuando le dirigió su memoria (sobre Derecho Deportivo), quien primero trabajó por tres años en IMG, la empresa más importante en el mundo en cuanto a representación deportiva y que después en España, junto a otros socios, armó su propia empresa dedicada a la generación de negocios en el mundo del deporte y el entretenimiento. “En realidad me dediqué a la gestión de negocios entre Europa y Latinoamérica. Uno de éstos fue la instalación de la empresa Bwin, de apuestas por Internet, en México, donde mi compañía tiene un porcentaje. El otro fue llevar a México el FC Barcelona”, cuenta Ogalde.

“Hay todo por hacer en esta área. Trabajar temas de tributación deportivas, mejorar la ley de violencia en los estadios, establecer marcos adecuados para que los clubes puedan sacar los mayores beneficios a la venta de imagen y merchandising. Incluso, revisar la legislación en torno a las sociedades anónimas deportivas. Hasta ahora ha sido un buen impulso, pero no vaya ser que suceda lo que en España, donde muchos equipos se abrieron y ahora están muy endeudados”, sigue Calderón.

Y estos abogados no sólo están pensando en sus clientes. Ellos también quieren convertirse en un motor que ayude a la actividad. Por eso, en un plazo de no más de 90 días pretenden realizar un seminario donde invitarán a españoles especialistas en legislación deportiva para que den luces de la enorme oportunidad que ofrece este campo y, de paso, sensibilizar a los líderes de opinión sobre el tema.

“Somos ambiciosos, queremos abrir el mercado de futbolistas europeos a los chilenos, que no exista restricción respecto a la nacionalidad, que la globalización llegue al fútbol. Para eso estamos revisando los tratados de libre comercio y el convenio de doble nacionalidad entre Chile y España. Básicamente queremos promover negocios asociados al fútbol, Chile carece de una cultura a nivel comercial del tema y nosotros queremos ayudar a que se desarrolle”, remata Calderón.