Calculadora en mano están en los partidos políticos del oficialismo y la oposición por el proyecto del Gobierno para poner fin al sistema electoral basado en el binominal. Y todo, porque si bien existen muchas dudas en torno al impopular aumento del número de parlamentarios, como plantea la iniciativa de la Presidenta Bachelet, los cálculos […]

  • 2 mayo, 2014

Calculadora en mano están en los partidos políticos del oficialismo y la oposición por el proyecto del Gobierno para poner fin al sistema electoral basado en el binominal. Y todo, porque si bien existen muchas dudas en torno al impopular aumento del número de parlamentarios, como plantea la iniciativa de la Presidenta Bachelet, los cálculos indican que a varias colectividades, sobre todo a las más pequeñas o nuevas, les convendría la modificación.

¿La razón? Ya no tendrían que volver a negociar cupos para entrar a alguna de las dos listas que el binominal incentiva a crear para competir por un cargo de elección popular y,  además, se podrían generar nuevos pactos electorales circunstanciales y de diferente tamaño.

Así, colectividades de centroderecha como Amplitud y Evópoli, el Pro de Marco Enríquez Ominami o los regionalistas e independientes estarán en condiciones de ir solos o en nuevos pactos por conveniencia para votaciones nacionales o locales, permitiendo un mayor dinamismo sobre todo en las regiones.