Sumadas a los tradicionales panfletos, palomas, franjas electorales y debates, hoy las redes sociales son clave para captar votos en el mundo. Si casi 8 millones de chilenos tienen cuentas en Facebook, ¿por qué no sacarles el jugo?

Así lo asegura Ravih Singh, cientista político norteamericano -pero de origen indio-, quien estuvo en Chile en el Personal Democracy Forum Latinoamerica, realizado en el auditorium de Telefónica. Llamado “el gurú” del marketing político, Singh tiene entre sus últimos trabajos la campaña del actual presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, a través de su empresa Election- Mall (con sedes en Washington, Bogotá y ahora en Monterrey).

  • 2 diciembre, 2010

Sumadas a los tradicionales panfletos, palomas, franjas electorales y debates, hoy las redes sociales son clave para captar votos en el mundo. Si casi 8 millones de chilenos tienen cuentas en Facebook, ¿por qué no sacarles el jugo?

Así lo asegura Ravih Singh, cientista político norteamericano -pero de origen indio-, quien estuvo en Chile en el Personal Democracy Forum Latinoamerica, realizado en el auditorium de Telefónica. Llamado “el gurú” del marketing político, Singh tiene entre sus últimos trabajos la campaña del actual presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, a través de su empresa Election- Mall (con sedes en Washington, Bogotá y ahora en Monterrey).

A través de la tecnología y de softwares proveídos por Microsoft, esta empresa ha ayudado a decenas de políticos a ganar grandes espacios en las redes y a optimizar el desarrollo de las campañas. “Las antiguas reglas de las campañas han cambiado”, dice Singh. “En los últimos 10 años, Internet ha cambiado cómo participamos en política, en negocios o en la vida. El desafío en política es usar las reglas para ser electo, y esto es sencillo”.

Lo primero que recomienda es entender que las redes son una herramienta que no sólo debe ser usada para difundir información, sino que también debe ser usada para escuchar a las personas y fomentar el diálogo constante.

“Las redes sociales empoderan a la gente, haciéndolas participar más en los debates”, diagnostica el cientista político. Y destaca que el presidente Piñera sea quien maneja su cuenta de Twitter personalmente. “La pregunta es si esto inspirará a otros políticos a hacer lo mismo”, plantea.

Singh además señala que el papel de las páginas web está en que son nuevos comandos virtuales, a los que hay que sacarles provecho para la logística de las campañas. Una buena plataforma puede ser la clave para el manejo de donaciones, voluntarios y, por supuesto, llegar a los votantes, señala.

Pero un trabajo bien hecho no concluye con la elección ganada. Singh advierte que no se puede abandonar lo avanzado en cuanto a web y redes sociales. El mejor ejemplo que pone Singh sobre la mesa es el caso del presidente Barack Obama, quien aunque desempeñó un gran papel en Internet, falló en seguir escuchando a la gente y cumplir con ese compromiso social.