Por estos días, funcionarios del Centro de Reinserción Social de Santiago Oriente (CRS), dependiente de Gendarmería, trabajan silenciosamente en dar forma a las clases de ética que Carlos Alberto Délano y Carlos Eugenio Lavín deberán cursar de forma obligatoria, luego de que el Octavo Juzgado de Garantía los condenara como autores de delitos tributarios reiterados. […]

  • 19 julio, 2018

Por estos días, funcionarios del Centro de Reinserción Social de Santiago Oriente (CRS), dependiente de Gendarmería, trabajan silenciosamente en dar forma a las clases de ética que Carlos Alberto Délano y Carlos Eugenio Lavín deberán cursar de forma obligatoria, luego de que el Octavo Juzgado de Garantía los condenara como autores de delitos tributarios reiterados. La sentencia judicial habría llegado a la unidad el pasado 10 de julio. A partir de entonces, los condenados tenían un plazo de cinco días –que se cumplían el miércoles 18– para hacerse presentes en el CRS. Ahí se les asignaría un delegado de libertad vigilada, que puede ser un psicólogo o psiquiatra, que será su contraparte durante el proceso.

Los delegados aplicarán diversos test que miden el porcentaje de reincidencia de los acusados, algo que según explican fuentes que conocen el proceso, es bajo en el caso de los delitos económicos. Con esos resultados deberán presentar un plan, el 28 de agosto, que deberá ser aprobado por el tribunal. Dado que no hay experiencias anteriores de clases de ética de este tipo –en general son de manejo de ira o alfabetización–, lo más probable es que se les indique un curso en la universidad o el instituto que Gendarmería estime y que deberá ser costeado por los mismos. Y una vez al mes, los Carlos deberán reunirse cada uno con su delegado, de forma separada, para mostrar los avances.