En los últimos 50 años, la música ha evolucionado a sonidos cada vez más tristes y lentos, y las canciones son más largas. A esta conclusión llegó un estudio llevado a cabo por la psicóloga Glenn Schellenberg y la socióloga  Christian von Scheve, publicado en Psychology of Aesthetics, Creativity and the Arts. Según explica The Guardian, las académicas […]

  • 31 agosto, 2012

En los últimos 50 años, la música ha evolucionado a sonidos cada vez más tristes y lentos, y las canciones son más largas. A esta conclusión llegó un estudio llevado a cabo por la psicóloga Glenn Schellenberg y la socióloga  Christian von Scheve, publicado en Psychology of Aesthetics, Creativity and the Arts.

Según explica The Guardian, las académicas analizaron la lista Billboard con los mayores éxitos desde 1965. De acuerdo a la investigación, a lo largo de las décadas, cada vez disminuía más el número de hits con notas mayores, mientras que la cantidad de  canciones con notas menores -las cuales dan un sonido más triste y melancólico- aumentó. También se notó un alza en las letras sobre rupturas amorosas.

Científicos incluso encontraron -hace meses- una nota especial en las canciones de Adele, llamada appoggiatura, que hacía llorar a quienes escucharan sus canciones y que se puede percibir en “Someone like you”, cuyo videoclip dejamos a continuación.

Vea los detalles del estudio en The Guardian.