A continuación, unas cuantas líneas en recuerdo de Sir Alan Walters, el asesor económico y estrecho colaborador de Margaret Thatcher en los años 80, que falleció en los primeros días de enero en Londres. Firme defensor de las ideas de Milton Friedman y contrario a las inyecciones de recursos del ahora tan popular modelo keynesiano, […]

  • 21 enero, 2009

A continuación, unas cuantas líneas en recuerdo de Sir Alan Walters, el asesor económico y estrecho colaborador de Margaret Thatcher en los años 80, que falleció en los primeros días de enero en Londres. Firme defensor de las ideas de Milton Friedman y contrario a las inyecciones de recursos del ahora tan popular modelo keynesiano, Walters es considerado por algunos como el arquitecto intelectual de la revolución thatcherista, como publicó El País en su obituario.

Muy cercano a Chile, viajó a Santiago en varias oportunidades e, incluso, asesoró gratuitamente al equipo económico que por entonces encabezaba Hernán Büchi en el proceso de modernización de los puertos. Entre sus cercanos destacaba Carlos Cáceres, y a propósito de esa amistad, una anécdota contada por el economista Ricardo Matte: “hace casi 20 años, yo era representante del Banco Central en Nueva York. Recibí una invitación de Hank Greenberg, entonces chairman y presidente de AIG, para cenar con Sir Alan Walters junto a los representantes de otros bancos centrales. Yo no lo conocía. Ya en el evento, me puse a conversar con un señor que me hacía muchas preguntas sobre la situación de Chile y su economía. Sabía mucho de nuestro país. Me contó que él conocía a un chileno que consideraba muy notable y que se llamaba Carlos Cáceres. Nos sentamos a la mesa y seguimos conversando. De repente lo presentaron y era el mismismo Walters”.

Una admiración lejana y poco frecuente cuando se trata de personajes del tamaño y experiencia de este fallecido profesor de la Universidad de Birmingham, el MIT, la London School of Economics y la John Hopkins de Maryland.