Hace un par de semanas se lanzó en Atlanta, Estados Unidos, la cuarta generación de un SUV que nació en la vanguardia de la industria automotriz. Nació a finales de los noventas como uno de los primeros utilitarios deportivos de lujo en el mundo, y que a lo largo de sus evoluciones ha vendidos en el mundo nada menos que 2,1 millones de unidades, nada mal, para el SUV más lujosos de la marca de Münich.

  • 11 octubre, 2018

La fuerte apuesta por la inclusión de tecnologías innovadoras, marca esta cuarta generación del X5, y al menos por un tiempo lo ponen en la vanguardia de su extremadamente competitivo nicho, donde se enfrentan feroces competidores con lo último en equipamiento.

Desde lo visual, el nuevo BMW X5 también se hace con las últimas tendencias y llega con una imagen algo más angulosa y agresiva en el frontal, con unos muy bien logrados focos aguzados, que transitan entre la tradición de la marca con sus faros dobles redondos, hacia una figura más angulosa, de resultado muy atractivo, parece ser una evolución de uno de los sellos de identidad característicos de este fabricante.

Un capó con poderosas nervaduras, pasos de rueda más prominentes y una atractiva zaga para el portalón traseros, configuran una nueva generación que sabe distinguirse de las anteriores, llantas que pueden ir de entre 20 a 22 pulgadas, terminan por resolver un look dinámico, robusto y con fuerte personalidad y presencia, lo que se conjuga perfectamente con las mayores dimensiones del modelo que es 36 mm más largo y 66 mm más ancho, que permitirá como opcional una tercera corrida de asientos.

 

Centro de control

En su interior, los cambios son varios y un salto evolutivo para la marca. De hecho, se trata del primer modelo que trae el nuevo tablero de instrumentos completamente digital, algo que para BMW es el comienzo del fin de los controles análogos.

Con este modelo debuta también el último sistema operativo BMW 7.0, que introduce una serie de innovaciones que incluye nuevas pantallas configurables y personalizadas. Tanto el cuadro de instrumentos (velocímetro, tacómetro, gasolina, etc), como la pantalla táctil de la consola central, de control son de 12,3 pulgadas. La interface es múltiple dentro del concepto BMW Live Cockpit Professional, que permite que el conductor puede acceder a cambiar los parámetros de entretenimiento y confort, donde los botones en el volante, con el controlador iDrive (un pad-dial en la consola central), por la pantalla táctil, control de voz e incluso el control gestual (puede subir el volumen de audio, dibujando un círculo con los dedos en el aire). Un nuevo head-up display, proyecta en el parabrisas -frente al conductor- toda la información clave del viaje, desde la ruta a seguir con el navegador, hasta velocidad y los avisos de carretera claves.

La calidad, ensamblaje y terminaciones de su interior, supera los estándares propuestos por BMW y el lujo y confort son evidentes. Incluye nuevas terminaciones de cuero para sus asientos con función de masaje, climatizador automático de cuatro zonas, portavasos refrigerados/calefactados en la consola central, techo panorámico Sky Lounge, paquete de aire ambiental con fragancias interiores y sistema de sonido envolvente Bowers & Wilkins Diamond.

Nuevas tecnologías, nuevos usos

Los avances tecnológicos del nuevo X5 de BMW son varios y sorprendentes. Por ejemplo, por primera vez es posible conectar la llave del auto al smartphone, que puede funcionar de la misma manera, así basta con el teléfono propio para conducir.

Muy cerca de la conducción autónoma, el nuevo X5 ofrece Driving Assistant Professional con control de crucero activo, función Stop&Go, asistente de dirección y de control de carril, advertencia de cambio de carril y advertencia de salida de carril, protección contra colisión lateral, ayuda de evasión, y advertencias de tráfico en cruces, de prioridad y de dirección prohibida.

Su asistente de parada de emergencia es capaz de detener el vehículo automáticamente, si el conductor pierde el conocimiento, y lo dirige a un margen de la carretera. Una innovación muy interesante es su nuevo Asistente de estacionamiento. El auto “recuerda” los últimos 80 metros y es capaz de retroceder de memoria, gracias a su múltiples cámaras y sensores es posible estacionarlos, sin que el conductor esté en su interior, facilitando la salida de lugares estrechos.

Mucha tecnología monta también en su mecánica que hace que sea más confortable, pero al mismo tiempo con grandes capacidades off road. Por ejemplo, cuenta con una nueva suspensión neumática que puede operarse de manera manual, que permite subir hasta 8 cm para mejorar su despeje del suelo. Esto es parte del paquete opcional de off road, que incluye 4 modos de conducción según el terreno, mientras que de serie cuenta con la tracción total inteligente xDrive.

La nueva generación se estrenó con las variantes El BMW X5 xDrive40i, propulsado por un motor de gasolina de seis cilindros en línea, de 340 CV de potencia, con un par máximo de 450 Nm. El BMW X5 M50d, innova con cuatro turbocompresores permite que el motor diésel de seis cilindros provea de una potencia máxima de 400 CV, con un par máximo de 760 Nm, el modelo de BMW M Performance transmite una ola de empuje ciertamente poderosa. El BMW X5 xDrive30d también cuenta con un motor diésel de seis cilindros en línea de 265 CV y torque de 620 Nm.