Lista para su debut veraniego está la Jolla de Asia, el millonario proyecto inmobiliario que se construye en el conspicuo balneario peruano de Asia, al sur de Lima, cuyo principal atractivo es nada menos que una laguna de 55 mil metros cuadrados de Crystal Lagoons, la compañía del empresario chileno Fernando Fischmann.

  • 14 diciembre, 2011

Lista para su debut veraniego está la Jolla de Asia, el millonario proyecto inmobiliario que se construye en el conspicuo balneario peruano de Asia, al sur de Lima, cuyo principal atractivo es nada menos que una laguna de 55 mil metros cuadrados de Crystal Lagoons, la compañía del empresario chileno Fernando Fischmann.

Tan sofisticado es el proyecto con el que Fischmann aterrizó en el país vecino, que no sólo está enfocado al más alto poder adquisitivo de ese país, sino que cada comprador deberá someterse a una “junta calificadora”, que decidirá si cumple o no con los requisitos del nuevo balneario de 500 viviendas, entre departamentos de más de 200 metros cuadrados y terrenos para construir.

Asia, en todo caso, se convirtió en la punta de lanza de Fischmann en Perú, pues ya comenzó otros desarrollos como en la reserva nacional de Paraná, en Trujillo, en Nazca y en la misma Lima.

En tres años Crystal Lagoons ha desarrollado 180 proyectos en todo el mundo: Brasil, Dubai, Egipto, Colombia, Nueva Zelanda, Sudáfrica, Australia, Puerto Rico Argentina y Chile, entre otros.