Convertida desde ya en una de las favoritas para la entrega del Oscar, el debut en la dirección de la actriz Greta Gerwig es uno de los retratos de adolescencia más vívidos en lo que va del siglo.

  • 18 enero, 2018

Por: Christian Ramírez

Hay gente que escribe, dirige o produce proyectos pensando en el Oscar. Imaginando cómo será subir al escenario, recibir la estatuilla, emocionar con el discurso y terminarlo antes de que la orquesta te eche del escenario. De verdad que hay gente –como el caído Harvey Weinstein– que trabaja todo el año en pos de eso.

Dicho eso, dudo que Greta Gerwig haya filmado Lady Bird con esa idea en la cabeza…

Si eres suscriptor,

continúa leyendo esta nota en el papel digital.

Si aún no lo eres, suscríbete AQUÍ.