Las interacciones sociales en casi todo el mundo están siendo restringidas para frenar la epidemia de coronavirus. El profesor asistente de medicina de la Universidad de California en San Diego, Robert A. J. Signer, muestra a través de un gráfico cómo este llamado a mantenernos alejados unos de otros puede reducir la propagación del virus. […]

  • 23 marzo, 2020

Las interacciones sociales en casi todo el mundo están siendo restringidas para frenar la epidemia de coronavirus. El profesor asistente de medicina de la Universidad de California en San Diego, Robert A. J. Signer, muestra a través de un gráfico cómo este llamado a mantenernos alejados unos de otros puede reducir la propagación del virus.

A pesar de no haber un tratamiento o una cura, los cambios en nuestro comportamiento social han demostrado tener excelentes resultados para aplanar la curva de contagios a nivel mundial.

Sin ellos, una persona infectada en promedio transmitirá el virus a 2,5 personas en cinco días. Después de 30 días, la cifra aumentaría a 406 nuevas infecciones devastadoras. Sin embargo, el número puede reducirse significativamente al participar en menos contacto social. Con una reducción del 50%, el número de nuevas infecciones causadas por la persona promedio después de 30 días es de solo 15 personas. Un cambio del 75 % daría como resultado 2,5 casos nuevos aún más bajos, lo que reduciría en gran medida la carga sobre los servicios de salud y, si es seguido por todos, permitiría a un país aplanar la curva de nuevas infecciones.

Infographic: The Vital Importance of Social Distancing | Statista