En el libro Conversación interrumpida, el economista Sebastián Edwards habla de su vida como activista político, de su difícil interacción con Miguel Kast y José Piñera, y desentraña el conflicto que le generó llegar a Chicago. Ahí también menciona a Rolf Lüders. Dice que fue él quien en 1976 le ofreció trabajo en el Grupo […]

  • 21 julio, 2016

luders

En el libro Conversación interrumpida, el economista Sebastián Edwards habla de su vida como activista político, de su difícil interacción con Miguel Kast y José Piñera, y desentraña el conflicto que le generó llegar a Chicago. Ahí también menciona a Rolf Lüders. Dice que fue él quien en 1976 le ofreció trabajo en el Grupo BHC, de Javier Vial, mientras éste era vicepresidente del conglomerado. Fue él también quien le habría dicho que lo habían contactado de Odeplán para decirle que Edwards era un comunista y sugerían que lo despidiera. “‘Mira’, me dijo con seriedad, ‘esto es muy simple. En tu vida privada tú puedes pensar lo que quieras. Si haces tu trabajo bien, vas a seguir trabajando aquí y nosotros te vamos a defender’. Ahí entendí que Lüders era un verdadero liberal y un hombre de palabra”, señala Edwards en su libro.

Sobre ello, el ex ministro de Hacienda cuenta que el profesor de UCLA le anunció, en mayo de este año, que le enviaría su libro y, una vez en sus manos, leyó las partes pertinentes. “No recuerdo para nada los detalles en relación a los episodios en que me involucra, pero sí recuerdo la esencia de los hechos y ella corresponde a la realidad. Si resulta que los detalles también son ciertos, admiro la memoria de Sebastián, pero sospecho que en la descripción de los mismos domina el novelista. Se me ocurre que no es demasiado aventurado especular que algo parecido sucede en el caso de los hechos en que Sebastián involucra a Pepe Piñera”, relata Rolf Lüders.