El primer encuentro fue en la Viña Indómita a fines de agosto del año pasado. Un grupo de ejecutivos de Bethia y Mega se reunieron con profesionales de Discovery Comunications, luego de que un banquero que ambos grupos conocen, les dijera a cada uno por su lado que sería bueno que los equipos se conocieran, […]

  • 10 junio, 2016

discovery-a-mega

El primer encuentro fue en la Viña Indómita a fines de agosto del año pasado. Un grupo de ejecutivos de Bethia y Mega se reunieron con profesionales de Discovery Comunications, luego de que un banquero que ambos grupos conocen, les dijera a cada uno por su lado que sería bueno que los equipos se conocieran, pues podrían generar alianzas para trabajar en el futuro.

Durante el almuerzo, el grupo chileno –integrado por Ramiro Sánchez, gerente general corporativo de Bethia; Ignacio Pardo, VP de Business Development de Bethia; además de Patricio Hernández y Antonio Escobar, director ejecutivo y director de Gestión de Mega– habló sobre las principales líneas de negocio de la empresa y los contenidos del canal, mientras que la “comitiva” de Discovery Networks Latin America U.S.Hispanic –compuesta por Enrique R. Martínez, presidente y director general; Michael Bremer, vicepresidente senior, director financiero y director de operaciones; Fernando Medin, vicepresidente ejecutivo y gerente general Brasil y Cono Sur; y Ricardo Llanos, VP Corporate Development habló de los lineamientos de la compañía norteamericana. Luego de analizar en extenso la idea de trabajar en conjunto, ambos conversaron con los controladores de cada uno –Carlos Heller y David Zaslav– para seguir adelante. La porción de compra acordada, por un 27,5%, fue fruto de negociaciones: los chilenos no querían perder el control, pero los norteamericanos debían tener una participación interesante. La idea de esta alianza es transmitir en Chile programas de su propiedad, y, en una de ésas, llevar producciones de Mega al exterior. Durante la reunión, además, hablaron del éxito de las teleseries turcas que emitía Mega, y de las árabes que ellos transmitían. El objetivo es que Chile sea trampolín para saltar a otros países de Latinoamérica.