El ahora expresidente de la institución financiera recibió la llamada de Sebastián Piñera cerca del mediodía, quien le pidió el cargo para poner en su reemplazo a Sebastián Sichel. Durante la tarde continuó con su agenda “normal”, “trabajando hasta minuto”, dicen en el banco. “Estas decisiones trascienden a su gestión, y eso así se entiende”, asegura un cercano al ingeniero comercial.

Nadie se lo esperaba. La mañana de Arturo Tagle fue como cualquier otra: llegó a su oficina ubicada en el piso 9 de la calle Morandé a eso de las 8:30, y hasta las 11:30 participó en varias reuniones. En ellas habló de proyectos pendientes y de eventos planificados para la semana que viene. Fue alrededor de mediodía que el presidente del BancoEstado recibió la llamada de Sebastián Piñera, quien le pidió el cargo para designar en su reemplazo a Sebastián Sichel, que dajaría el Ministerio de Desarrollo Social.

El cambio de gabinete se llevo a cabo pasada la 1:30 de la tarde. Quince minutos antes, Tagle envió un mensaje a sus cercanos adelantándoles la noticia que se iba a hacer pública. Luego se reunió con su equipo de colaboradores más estrechos -entre 10 y 12 gerentes- a quienes les agradeció uno por uno por su rol en los dos años que estuvo liderando la institución estatal. “Lamentó que lo malo del teletrabajo era que no se iba a poder despedir personalmente de cada una de las personas”, cuenta un miembro de la entidad financiera.

Después del anuncio envió un comunicado interno y continuó con su agenda. “Ha estado toda la tarde en reuniones, haciendo su pega hasta último minuto”, comenta un ejecutivo del banco.

Lo que más recalcan en la institución es la cercanía que tenía el ingeniero UC, MBA de Chicago, con su equipo. “Es de los que bajaba a las oficinas cuando necesitaba algo, en vez de pedirles que subieran”, dice una persona que trabajó con él.

Uno de sus mayores aciertos, agrega una fuente del mundo financiero, fue lograr el cierre de la negociación colectiva en pleno estallido social “cuando las presiones del sindicato para parar eran enormes. Cuando la CUT llamaba a paro, BancoEstado siguió funcionando. Si tú lo paras, paras el país”, relata.

Otra persona destaca entre los logros de Tagle, que la entidad ha aprobado 35 mil créditos FOGAPE, la mitad del total del país (en número). “Estas decisiones trascienden a su gestión, y eso así se entiende”, agrega.

¿El futuro?

La trastienda del cambio de gabinete comenzó a circular alrededor de las 11:30. Y aunque desde un comienzo se habló de que habría un enroque de ministros, varias fuentes en La Moneda aseguran que se comentaba que Sichel “se iba para la casa”. Esto, pese a haber sido uno de los ministros mejor evaluados del gabinete en su rol en el MDS. Esa razón habría pesado a la hora de “trasladarlo” al BancoEstado y se le habría pedido explícitamente reforzar el rol social de la entidad financiera. De todas formas, la jugada en el mundo técnico llamó la atención: Tagle cuenta con una larga carrera en el mundo bancario -fue gerente general del Banco de Chile-, no así su sucesor.

En lo que hay consenso es que la jugada respondería a la insistencia de Mario Desbordes, presidente de RN, de incorporar a una figura de su partido al comité político. Y que quien habría terminado “pagando el pato” fue Arturo Tagle. En el entorno del saliente dicen que “ofertas” no le van a faltar, y que lo más probable es que retome sus roles de director de empresas -ha integrado varias mesas de Banchile, la CChC, e Inacap, entre otros -, puestos que tuvo que dejar cuando Sebastián Piñera lo llamó en marzo de 2018 para ofrecerle el cargo que hoy le pidió.