Sin plazas colapsadas, sin cacerolazos por las noches, sin gallitos con ningún ministro. Los ciclistas urbanos ganaron espacios en la ciudad y ni nos dimos cuenta. A dos ruedas, esquivando esquinas peligrosas, ciclovías incompletas y automovilistas estresados, están consiguiendo a pulso que la bici tenga un lugar protagónico en la urbe. POR M. Cristina Goyeneche

  • 26 enero, 2012

Sin plazas colapsadas, sin cacerolazos por las noches, sin gallitos con ningún ministro. Los ciclistas urbanos ganaron espacios en la ciudad y ni nos dimos cuenta. A dos ruedas, esquivando esquinas peligrosas, ciclovías incompletas y automovilistas estresados, están consiguiendo a pulso que la bici tenga un lugar protagónico en la urbe. POR M. Cristina Goyeneche

 

Todos a pistear en el Velo, si no sabes, te enseñamos” convoca por facebook un grupo de Quilicura. Recorrer pedaleando los cités de Santiago es la oferta de corte cultural de Bicipaseos Patrimoniales; sólo hay que “llevar agua, fruta y casco (…) 10% de descuento a todos los que lleguen en bicicleta… y prestamos candado”, promete el bar Caramagnola en Bilbao. “Santa Isabel con mucho ciclista, Irarrázaval rápido pero cuidado con regadores al llegar a Macul”, tuitea @Uoctc (Unidad Control de Tránsito Ciclista).

Una semana andando en bicicleta, dos idas al taller para arreglar un pinchazo y la cadena que suena como matraca, algunas horas siguiendo por twitter a un puñado de bicicleteros empeñados en defender el libre pedaleo por la ciudad y ya se siente una agobiada por estar perdiéndose algo importante: la revolución de los pedales.

No exagero. En octubre del año pasado, en el corazón del Parque Forestal, fue el primer Campeonato Sudamericano Bike Polo; el 5 de diciembre fue la feria Estilo & Pedal; el 3 de enero, la bicicletada de los abrazos; el 7 otra cuyo lema rezaba “No más robos en el San Cristóbal” y el 15, una nada despreciable cicletada nocturna convocada por pedaleaxlacalle.cl.

Aún hay tiempo para participar en la movida. Faltan pocos días para la cicletada de febrero que todos los primeros martes de cada mes – ¡y en los últimos 12 años!– lidera el Movimiento Ciclistas Furiosos y que parte desde Plaza Italia con escolta de carabineros. Me cuentan que la pasada primavera reanudaron las C1C, carreras de una cuadra, pique corto, alta velocidad y que se arman al cierre del circuito.

Tampoco es tarde para recorrer la nueva ciclovía del Parque Forestal y, aunque recién vengamos de vuelta del taller, es increíble que siempre haya alguna pieza que se puede perfeccionar. Visitar al Rey de la Bicicleta en San Diego es un placer culpable. Y si me animo, tal vez pruebe el servicio de Te Cuido la Bici para el recital de Roger Waters. Mil pesos e inscribirse vía facebook es lo único que pide Sebastián Saldaña a cambio de guardar la bici en su jardín a estratégicos metros del Estadio Nacional.

¡Ah!, y ya me estoy imaginando cómo será el tour en bicicleta por el Alto Maipo pedaleando entre las parras de las viñas Cardonal, Pérez Cruz y Huelquén de la mano de La Bicicleta Verde. Paseo que, tras 12 kilómetros de recorrido, cerraremos con un almuerzo bien catado. El regreso a Santiago… en cómodo mini bus. Todo, por 80 mil pesos.

Si no lo notaron, el asfalto y las veredas están que arden. Y no hablo sólo de temperatura. En una revolución bastante más silenciosa que la de los estudiantes, los ciclistas no sólo se han tomado calles, parques, cerros y veredas de de la ciudad.

Si hoy en Santiago el 3% de los viajes dentro de la ciudad se hace en bicicleta, el número se dispara a 12% en Curicó; Angol, 10,9%; Linares, 8,7% y Chillán, 8,5%. En países adelantados la tasa promedio es del 10%.

También se tomaron la web: blogs, twitter, faceboock…lo han invadido todo. Pioneros en poner a la bicicleta como un engranaje más del transporte urbano fueron los integrantes del Movimiento Ciclistas Furiosos, doce años atrás. Sin embargo en el último lustro la cosa, literalmente, explotó.

En onda
“La gracia de la bicicleta es que hoy es bien visto andar en ella”, comenta Amarilis Horta, directora de Bicicultura. “Si hace una década la bicicleta era sinónimo de pobreza, humildad y de la trilogía cansancio-esfuerzo-transpiración, ya no es tal. Hoy hasta provoca envidia y admiración ir a trabajar en ella, por ejemplo”.

Lo concreto es que la cantidad de gente trabajando en torno a la bici aumentó en forma exponencial. Y así, suma y sigue la catarata de datos:

Macleta, Mujeres Arriba de la Cleta, es el espacio de ellas, siendo lo más destacado sus escuelas Bici Mujer para quienes aún no conocen la técnica del pedaleo. Recicleta recupera bicis en desuso para devolverlas a la calle en manos de personas que sí las aprecien. La Cleta del Abuelo vende y restaura modelos antiguos y Ciclismo Urbano, La Bici y Happyciclistas te actualizan con información, consejos y temas de discusión. Rebeldes Callejeros edita la revista RCMAG; Bicicultura se ha hecho cargo de un festival en torno a las dos ruedas que todos los años, por dos meses, llena la agenda de actividades. Y Ciclorecreovía coordina los domingos por la mañana el pedaleo en el cerro San Cristóbal, Las Condes y La Reina, donde se cierran calles para esta actividad.

El 2012 para los chinos será el año del dragón, pero para nosotros, lejos, será el de la revolución de la bicicleta. Y, ojo, no se trata sólo de Santiago. Antofagasta, Valparaíso, Rancagua, Talca y Concepción son parte del movimiento. En el norte, Antofacleta tiene por estos días la “misión” de ganar adeptos vía facebook para que se construya una ciclovía desde Paseo del Mar hasta Caleta Coloso.

En la quinta región, los Ciclistas Furiosos tienen un brazo potente generando actividades todo el año; en el Maule la voz cantante la lleva Cicleteros Talca y en la zona del Bíobío es Bicichile la que lidera a los pedaleros urbanos. Algunas cifras: si hoy en Santiago el 3% de los viajes dentro de la ciudad se hace en bicicleta, el número se dispara a 12% en Curicó; en Angol, al 10,9%; en Linares, al 8,7%, y en Chillán, al 8,5%. Nada mal, pensando que en países adelantados la tasa promedio es del 10%.

Los principios rectores de esta revolución silenciosa son pocos y simples. Lejos de nacionalizar el cobre o de demandar la salida del ministro del Interior, para los ciclistas la cosa va por otro carril: “Revolución –reza el diccionario del Movimiento Ciclistas Furiosos– es cada una de las veces que una rueda de bicicleta gira por las calles de la ciudad”.

Y de ahí en más todas sus ideas proselitistas apuntan por: 1. Transformar a la bicicleta en un eslabón clave del transporte público. “Hay que tener en cuenta que por cada mil habitantes de la Región Metropolitana hay 230 bicicletas y 140 autos”, resalta Claudio Olivares de Arriba ‘e la Chancha. 2. Conseguir que las autoridades diseñen la infraestructura vial pensando más allá del automóvil. El auto se usa en sólo el 22% de todos los viajes realizados en Santiago. 3. Ayudar a descongestionar la ciudad. El 41% de los trayectos que se recorren al día en auto son por tramos menores a 5 kilómetros, fácilmente sustituibles por las dos ruedas. 4. Contribuir a descontaminar. En viajes de hasta siete kilómetros es la opción más rápida puerta a puerta… y 100% limpia. 5. Mejorar la salud de la gente. 6. Mirar la ciudad con otros ojos. “Vivirla, sentirla, conocer los detalles de tu barrio, gozar la ciudad al aire libre”, explica Maita Gasic. 7. Conseguir ciclovías dignas. Entre los motivos declarados para no subirse a ella están la congestión de las calles, pistas angostas, mal pavimento, falta de estacionamiento, intersecciones peligrosas, conducta agresiva de choferes y automovilistas. 8. Democratizar el uso de la bici. Mayoritariamente hombres y en torno a los 35 años es el perfil del ciclista urbano. ¡Se buscan interesados!

Todas las rutas
Es tal la fuerza de este movimiento ciudadano que, sin ser aún un miembro activo de él, ya me convencí de que no puedo pedalear sin los tres mapas clave de cualquier bicicletero y que descansan en mi teléfono. El primero de ellos tiene la ruta de todas las ciclovías capitalinas. El segundo, Santiago en Bici, aúna los tips de utilidad pública: talleres, supermercados, farmacias,

La Escuela de Arquitectura de la Universidad Católica lleva dos años trabajando en Mapocho 42K. Un ciclo parque con un ancho mínimo de 15 metros, a lo largo de toda la ribera sur del río, que partirá en la plaza San Enrique de Lo Barnechea y terminará en Pudahuel. Cuarenta y dos kilómetros: el recorrido de una maratón.

restaurantes, bares y tiendas “amigas” de las bicis. Ambos, gentileza de Google Maps y del trabajo voluntario de decenas de pedaleros. El tercero, el Bicimapa hecho por Bicicultura, te da la ruta óptima de calles (no necesariamente ciclovías) para moverte de puerta a puerta. Puedes elegir el camino más seguro o el más directo. Además, te informa la distancia a recorrer, el tiempo estimado y la elevación del terreno a sortear.

Si hay una cosa destacable del movimiento cicletero en todo Chile, aparte de ser aperrado y silencioso, es que ha crecido sin que aún exista una infraestructura urbana óptima. Para ellos usar la vereda no es una opción, puesto que la bici es un vehículo más dentro del marco de la ley de tránsito y es la calle –y sus ciclovías– el lugar óptimo para desplazarse. De hecho, esta misma define vehículo como “medio con el cual, sobre el cual o por el cual toda persona u objeto puede ser transportado por una vía”.

Pero aquí ha primado la ley de la selva. Cada municipio –Providencia, Vitacura, Las Condes y Santiago son los más activos– ha construido sus propias rutas sin mirar ni coordinarse con el vecino. Destacable, pero ineficiente y, por cierto, con gusto a poco. Santiago cuenta con 162 kilómetros de ciclovías; 18,1 kilómetro se levantaron el 2011 en la zona urbana y la meta al 2012 que fijó el Plan Maestro de Ciclovias de Santiago del 2007 era llegar al “año del dragón” con 690 kilómetros listos. Para consuelo de los cleteros, la autoridad trabaja en la interconexión de todas las ciclovías levantadas espontáneamente por cada comuna. Algo es algo.

Mapocho a dos ruedas
Y todavía quedan sorpresas. De forma también muy silenciosa, la Escuela de Arquitectura de la Universidad Católica –hoy, con el apoyo de la Fundación San Carlos del Maipo– lleva dos años trabajando en el completo estudio y diseño del Mapocho 42K. ¿De qué se trata? Un ciclo parque, con un ancho mínimo de 15 metros, a lo largo de toda la ribera sur del río Mapocho, que dará interconexión total a 8 comunas de la capital, partiendo en la plaza San Enrique de Lo Barnechea y terminando en Pudahuel. Cuarenta y dos kilómetros –el recorrido de una maratón– de un trayecto que unirá ocho parques existentes y consolidará un conjunto de nuevas áreas verdes.

Un esfuerzo titánico que aúna los intereses y el trabajo de diversos actores: los ocho municipios involucrados, por cierto, y luego los ministerios de Vivienda y de Obras Públicas y el Gobierno Regional Metropolitano (GORE). El proyecto contempla senderos de maicillo o concreto en que caminantes, trotadores, familias y ciclistas –cada uno con su propia vía– podrán moverse de oriente a poniente y viceversa sin ningún obstáculo de por medio. Un lujo que estará listo en su diseño total a más tardar en enero de 2013.

Gracias a esta columna vertebral, los que quieran usar la bici como transporte podrán ir descolgándose en las calles, avenidas y arterias que deseen para llegar a destino. Es más, cada vez que sea posible se conectará la ruta a los parques de la ribera norte. Como dice Sandra Iturriaga, directora del proyecto, “esto consolida un espacio urbano de escala metropolitana muy significativo, que devuelve a las orillas del río su condición natural de continuidad”.

 

Diccionario del ciclista furioso
* Activismo. Pedalear con propósito.
* Autocracia. Gobierno absoluto que pretende ejercer un solo vehículo: el automóvil.
* Bicicletudo. Relativo a la constante utilización de la bicicleta como medio de transporte, ya sea en términos exclusivos o complementándola con otros medios de locomoción.
* Bicio. Afición en demasía a la bicicleta.
* Bicitar. Ir a ver a alguien o algo en bicicleta.
* Ciclopista. Elemento de infraestructura vial a menudo confundido por los peatones como vereda.
* Ciudad de la furia. Canción de Soda Stereo, emblemática del Movimiento Furiosos Ciclistas (MFC).
* IMOSFRE. Sigla para Imperio Motorizado Sin Freno, secta popularísima, verdadero virus mental, proclive al hedonismo pasivo y contaminante. || Imosfreano, adj. Para referirse a aquel antisocial motorizado, adherente de la secta y/o víctima del virus.
* Nirvana. Estado de conciencia experimentado cuando pedaleas, donde se está en absoluto control y totalmente en sintonía con la bici, el camino y uno mismo.
* Perro. Animal mejor amigo del hombre y peor amigo del bicicletudo. Se desconoce el origen de su aversión hacia nuestro noble vehículo, pero se especula que es una alteración genética producto de las emisiones tóxicas del IMOSFRE en todo el planeta.
* Potencial donante de órganos. Alguien que pedalea sin casco.
* Santiasco. Despectivo para Santiago de Chile. El uso peyorativo del término no implica una aversión hacia la ciudad en sí misma, sino que hacia su actual estado, en pleno apogeo del IMOSFRE. Esperamos que algún día se convierta en un arcaísmo.

 

El mundo en una bici

Turismo y paseos
La Bicicleta Verde. www.labicicletaverde.com
Bicipaseos Patrimoniales. bicipaseos.patrimoniales@hotmail.com
Paseos en Bicicleta. www.paseosenbicicleta.cl
Beasy. www.beasy.cl Servicio de arriendo de la municipalidad de Providencia.

Blogs, discusión, información
Bicicultura. www.bicicultura.cl
Ciudad Viva. www.ciudadviva.cl
Movimiento Furiosos Ciclistas. www.furiosos.cl
Arriba ‘e la chancha. www.arribaelachancha.cl
Macleta. www.macleta.cl
Ciclismo Urbano. www.ciclismourbano.cl
Rebeldes Callejeros. www.rebelcallejeros.cl
Colectivo La Bici. www.labici.cl
Pedalea por la Calle. www.pedaleaxlacalle.cl
Happy ciclistas. www.happyciclistas.cl
Bilobicles. www.bilobicles.cl
Retropedal. www.retropedal.blogspot.com
Bicicletas antiguas. www.bicicletasantiguas.cl

Proyectos sociales
Ciclo recreovías. www.ciclorecreovas.cl
Recicleta. www.recicleta.cl

Talleres y tiendas
Nación Pedal. www.nacionpedal.cl.
Ecobike. www.eco-bike.cl
Café La bicicleta. www.cafelabicicleta.cl
Una velocidad. www.unavelocidad.com
El Rey de las bicicletas. www.elreydelasbicicletas.cl
Terrabike. www.terrabike.com
La chancha Pig. www.lachanchapig.cl

Bicis
Gama. www.gamabikes.com
Ibike. www.ibike.cl
Oxford. www.oxford.cl
Enviro, bicicletas eléctricas. www.enviro.cl
Urban Bike (bici plegable). www.urbanbike.cl/
Citycleta (sólo accesorios). www.citycleta.com
La cleta del Abuelo (venta y restauración). www.lacletadelabuelo.blogspot.com
Basic wear (ropa). www.basicwear.cl

Regiones
Antofagasta. antofacleta.blogspot.com
Valparaíso. www.mfc-v.com
Concepción. www.bicichile
Talca. cicleterostalca.wordpress.com/
Infraestructura
Mapocho 42k. www.mapocho42k.cl
Mapocho pedaleable. Tomás Echiburú, arquitecto PUC.
Sitios extranjeros
Inglaterra. www.londoncyclist.co.uk
Amsterdam. www.bikecity.nl
EE.UU. www.urbancyclist.com