Los veraneantes de Tunquén, la única playa del litoral central que aún no se ha convertido en balneario, continúan la cruzada por salvar su humedal, tal como relató Capital en el número anterior. Y ya se anotaron su primera victoria: el seremi del Medio Ambiente de Valparaíso solicitó la inclusión del humedal dentro del listado de los sitios prioritarios que deben ser considerados en el Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA). De ser aprobada la solicitud, Santa Augusta –que tiene los derechos de agua del estero de Casablanca, el cual desemboca en el humedal- tendrá que hacer una evaluación ambiental del proyecto con el cual pretende alimentar su resort.
En tanto, los tunqueninos ya preparan la artillería legal para asegurarse que el humedal no sea intervenido: hicieron una campaña de recolección para pagar los honorarios del estudio Vial & Fernández, que verá el caso.

  • 20 octubre, 2011

Los veraneantes de Tunquén, la única playa del litoral central que aún no se ha convertido en balneario, continúan la cruzada por salvar su humedal, tal como relató Capital en el número anterior. Y ya se anotaron su primera victoria: el seremi del Medio Ambiente de Valparaíso solicitó la inclusión del humedal dentro del listado de los sitios prioritarios que deben ser considerados en el Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA). De ser aprobada la solicitud, Santa Augusta –que tiene los derechos de agua del estero de Casablanca, el cual desemboca en el humedal- tendrá que hacer una evaluación ambiental del proyecto con el cual pretende alimentar su resort.
En tanto, los tunqueninos ya preparan la artillería legal para asegurarse que el humedal no sea intervenido: hicieron una campaña de recolección para pagar los honorarios del estudio Vial & Fernández, que verá el caso.

Los veraneantes de Tunquén, la única playa del litoral central que aún no se ha convertido en balneario, continúan la cruzada por salvar su humedal, tal como relató Capital en el número anterior. Y ya se anotaron su primera victoria: el seremi del Medio Ambiente de Valparaíso solicitó la inclusión del humedal dentro del listado de los sitios prioritarios que deben ser considerados en el Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA). De ser aprobada la solicitud, Santa Augusta –que tiene los derechos de agua del estero de Casablanca, el cual desemboca en el humedal- tendrá que hacer una evaluación ambiental del proyecto con el cual pretende alimentar su resort.

En tanto, los tunqueninos ya preparan la artillería legal para asegurarse que el humedal no sea intervenido: hicieron una campaña de recolección para pagar los honorarios del estudio Vial & Fernández, que verá el caso.