Justo el día en que se hizo público que Juan Hurtado y socios estaban evaluando los activos de Manuel Cruzat con miras a comprar su parte de Curauma, el presidente del Consorcio habría conocido un antecedente decisivo. Algunas versiones hablan de una llamada directa, otras, de una información que circulaba y que llegó en el momento preciso.

  • 8 mayo, 2012

Justo el día en que se hizo público que Juan Hurtado y socios estaban evaluando los activos de Manuel Cruzat con miras a comprar su parte de Curauma, el presidente del Consorcio habría conocido un antecedente decisivo. Algunas versiones hablan de una llamada directa, otras, de una información que circulaba y que llegó en el momento preciso. Como sea, cercanos al tema sostienen que la preocupación Juan Cuneo por la deuda cercana a 40 millones de dólares que CB Capitales mantenía con CMR resonó en las oficinas de Hurtado, introduciendo un nuevo ingrediente de complejidad en las evaluaciones. Dicho y hecho: ese mismo día 20 de abril, la cadena de retail denunció públicamente, a través de la SVS, que el portal de pagos Miscuentas.com, controlado por CB Capitales, del grupo Cruzat, se había apropiado indebidamente de los pagos de sus clientes con la tarjeta CMR.