Desde que fue presentada en la Cámara de Representantes de Estados Unidos, se desató la polémica. A continuación les contamos por qué surgió el proyecto de ley, quiénes fueron los gestores, los objetivos que persigue y los argumentos de quienes se oponen.

  • 25 enero, 2012

Desde que fue presentada en la Cámara de Representantes de Estados Unidos, se desató la polémica. A continuación les explicamos por qué surgió el proyecto de ley, quiénes fueron los gestores, los objetivos que persigue y los argumentos de quienes se oponen.

S.O.P.A
Stop Online Piracy Act

El 26 de octubre de 2011 llegó al Congreso de la mano del Representante Lamar S. Smith, gestor del proyecto, quien junto a doce co representantes buscaba cambiar la historia de los derechos de autor en internet.

Mediante el bloqueo de publicidad y redes de pago que proveen ganancias al sitio infractor, y el de resultados que conducen a los sitio mediante los motores de búsqueda, quienes promueven el proyecto buscaban proteger el mercado de la propiedad intelectual y su industria. Pero esto no es todo. Lo más conflictivo del proyecto es que el original buscaba aplicar acciones legales a las infracciones en internet. Así, otorgaba facultades al departamento de Justicia de Estados Unidos y a los propietarios de derecho de autor para ordenar medidas judiciales contra los sitios web que incumplieran la ley.

Ahora, el proyecto está dividido en dos secciones. El primero trata directamente sobre los derechos de autor violados por sitios de internet. Además de establecer sanciones, se explicaba pasos a seguir para hacer valer su derecho. En primer lugar el dueño de los derechos de autor tenía que entregar una notificación escrita a las empresas facilitadoras de pago y a redes de publicidad online, para dar cuenta del sitio infractor. A su vez, éstos debían suspender los servicios prestados, a menos que el acusado entregara una contranotificación. Una vez que se comprobara la falta a la propiedad intelectual por parte del sitio web, éste sería suspendido y sus dueños, detenidos y juzgados.

La segunda parte de la propuesta de Smith buscaba penalizar el streaming de video (transmisión simultánea) y la venta de remedios falsos. Si bien el de los medicamentos ya está regulado, el proyecto buscaba incrementar las sanciones. En cuanto al streaming no autorizado de contenidos, se extienden las penas del punto anterior.

Todo esto con el objetivo ya mencionado, proteger los ingresos de los creadores de contenidos, justificando que “la Propiedad Intelectual es uno de los principales elementos de creación de empleo, y una de nuestras principales ventajas competitivas en el mercado global, sin embargo los inventores, autores y empresarios americanos ha sido obligados a observar cómo su trabajo es robado…” (Bob Goodlattte)

Los opositores

A pesar de que a grandes rasgos, la ley busca objetivos justos, en relación a la protección de los derechos de autor, varios se han opuesto, justificando la falta de transparencia y argumentando la falta de prolijidad del proyecto, el que afecta directamente el funcionamiento de internet.

El argumento que más complica a quienes se encuentran en contra es la amenaza a la libertad de expresión en Internet. Esto, ya que de acuerdo a la Fundación frontera electrónica (Electronic Frontier Foundation), el uso de servidores proxy que permitan saltar restricciones impuestas por servidores locales –tal como sucedió en la primavera árabe- también podrían ser usados para acceder a contenidos con derecho de autor, por lo que también podrían ser declarados ilegales.

Además, objetan el notorio impacto negativo en los sitios que cuentan con contenidos de usuario. Facebook, twitter, YouTube, Wikipedia y miles más se verían afectados, ya que si cualquiera de sus usuarios publicara contenido protegido por copyright, tales como fotos, videos e inclusos citas de personajes históricos, no sólo sería sancionado el usuario, sino que todo el sitio sería clausurado.

La falta de emprendimiento, el espionaje y la caída de internet, son otros de los puntos que asustan a la industria de internet, que con este proyecto, sólo creen que llegarán cosas malas.

En la web fue tanto el repudio, que incluso el pasado 18 de enero de 2012, sitios como Wikipedia, Reddit y otros siete mil pequeños, protestaron realizando un apagón de servicios, publicando contenidos censurados y redireccionando todos sus sitios a uno que explicaba la ley S.O.P.A y sus perjudiciales resultados para intenet. Incluso, se habilitó un recolector de firmas en Google, donde se dice que más de siete millones de personas se inscribieron contra el proyecto.

Desde entonces las protestas no ha cesado. Es más, ha sido tanto el revuelo, que el proyecto ha perdido más de un tercio de los patrocinadores.

Hoy el proyecto sigue en el congreso, pero incluso Smith, propulsor de éste, ha dudado con seguir adelante, a pesar de contar con el respaldo la industria del cine y la música.