Una carta del ecónomo de la Orden de los Benedictinos, Andrés Bustamante, encendió la alerta entre los más de 30 artesanos y artistas que llevan años operando con sus talleres

 

 

 

 

  • 26 abril, 2012

Una carta del ecónomo de la Orden de los Benedictinos, Andrés Bustamante, encendió la alerta entre los más de 30 artesanos y artistas que llevan años operando con sus talleres en un pequeño paño del extenso terreno que tienen los monjes católicos en pleno barrio San Carlos de Apoquindo, en los faldeos cordilleranos de la comuna de Las Condes.

En esa misiva, Bustamante les informó que sólo podrían quedarse en los talleres hasta diciembre próximo pues Enaco, la inmobiliaria que compró las 30 hectáreas que vendieron, comenzará la construcción de viviendas en enero de 2013.

Los artistas –entre los que figuran los pintores Macarena Vicuña y Gustavo Gross, además de muy cotizados artesanos en madera-, sabían de la venta del terreno pero la Orden les había asegurado que no les pediría la salida antes de dos años, plazo en el que ya estarían construidos los nuevos talleres que los benedictinos levantarían en las otras 30 hectáreas que les quedaron. Y la polémica aún no se soluciona, y los artistas están en conversaciones con los monjes para buscar una salida.