Los italianos la llaman “serpiente”; los holandeses, “cola de mono”. Lo cierto es que la arroba es el símbolo esencial de la comunicación electrónica, especialmente masificada gracias a los correos electrónicos y a Twitter. La @ ha sido incluida en la colección permanente del Museo de Arte Moderno, institución que ha dicho que el uso […]

  • 8 septiembre, 2012

Los italianos la llaman “serpiente”; los holandeses, “cola de mono”. Lo cierto es que la arroba es el símbolo esencial de la comunicación electrónica, especialmente masificada gracias a los correos electrónicos y a Twitter.

La @ ha sido incluida en la colección permanente del Museo de Arte Moderno, institución que ha dicho que el uso moderno de ésta es un signo de “elegancia, economía y transparencia intelectual”, afirma la Smithsonian Magazine.

El origen de la @ es misterioso. Una de las teorías explica que los monjes medievales inventaron el signo al convertir la palabra latina  ad –que significaba hacia- en una sola letra. Su primer uso documentado fue en 1536 en una carta de un mercader de Florencia, Francesco Lapi, para referirse a una medida de vino llamada ánfora. El símbolo luego fue usado por comerciantes.

Las primeras máquinas de escribir no incluyeron a la arroba, ni tampoco los primeros sistemas de tabulación.La desaparición del símbolo terminó en 1971, cuando Ray Tomlinson, un científico de computación, utilizó la @ para enviar mensajes de un computador a otro.

“La dirección del destinatario necesitaba el nombre de la persona al igual que el nombre del computador, el cual puede servir a múltiples usuarios”, pensó. Pero tenía un problema: el signo para separar ambos nombres no podía haber sido previamente usado de forma masiva en los programas y sistemas de operación, ya que los computadores podrían haberse confundido.

Tomlinson escogió la @. El científico no recuerda qué escribió en ese correo electrónico. Pero como diría el padre de la comunicación Marshall McLuhan “el medio es el mensaje”, ya que en ese correo electrónico la antigua y casi obsoleta arroba se transformó en el símbolo que revolucionaría la forma de comunicación de las personas.

Lea el reportaje completo con los detalles sobre la historia de la arroba en Smithsonian Magazine.