No sólo por los medicamentos genéricos están enfrentados el gobierno y los laboratorios. La decisión de la estatal Central Nacional de Abastecimiento (Cenabast) de implementar un nuevo modelo de gestión que incluye hasta multas por demoras en el despacho, tiene a ambos sectores en pie de guerra.

  • 18 julio, 2012

No sólo por los medicamentos genéricos están enfrentados el gobierno y los laboratorios. La decisión de la estatal Central Nacional de Abastecimiento (Cenabast) de implementar un nuevo modelo de gestión que incluye hasta multas por demoras en el despacho, tiene a ambos sectores en pie de guerra.

No sólo por los medicamentos genéricos están enfrentados el gobierno y los laboratorios. La decisión de la estatal Central Nacional de Abastecimiento (Cenabast) de implementar un nuevo modelo de gestión que incluye hasta multas por demoras en el despacho, tiene a ambos sectores en pie de guerra.

Mientras los privados acusan al gobierno de haber cambiado las condiciones de negociación, el Estado sigue adelante en su proyecto de modernización para la compra de remedios e insumos médicos.

El problema según los privados es que todas estas modificaciones no hacen otra cosa que aumentar la deuda de 28 mil millones de pesos que arrastra el Estado con los privados, ya que Cenabast les cambió la forma de pago, difiriendo las facturas a varios meses.

Elmer Torres, gerente de la Asociación Industrial de Laboratorios Farmacéuticos, sostiene que en las próximas semanas el sector definirá los pasos a seguir, ya que a su juicio Cenabast no está cumpliendo con sus acreedores y además está traspasando la compra de medicamentos a los municipios y hospitales al declarar desiertas las licitaciones.

Este año Cenabast decidió exigir a sus proveedores el despacho directo de los insumos a la red asistencial, prescindiendo del bodegaje que normalmente ocasionaba mermas, debido a que los remedios se acumulaban y vencían.