El valle de Río Hurtado, en la cordillera de la IV Región, es la nueva apuesta del empresario Guillermo Luksic para seguir creciendo y marcando pauta en el mundo del vino. Hace un año compró un fundo en esa zona, en el que está plantando once cepas diferentes para el desarrollo de tintos: malbec, carménère, syrah, petit syrah, tempranillo, cabernet franc, merlot, cabernet sauvignon, mourvedre, carignan y grenache. Juan Carlos Valenzuela, gerente agrícola de Río Negro, la sociedad que concentra las inversiones de Luksic en ese rubro, explica que la idea es experimentar con esas cepas e ir probando cómo se van dando, de manera de poder complementar la producción que actualmente abastece a Viña Tabalí con los viñedos de Fray Jorge, en el territorio costero de la región. En esa zona, además, Río Negro cuenta con 70 hectáreas de nogales.

  • 22 septiembre, 2011

El valle de Río Hurtado, en la cordillera de la IV Región, es la nueva apuesta del empresario Guillermo Luksic para seguir creciendo y marcando pauta en el mundo del vino. Hace un año compró un fundo en esa zona, en el que está plantando once cepas diferentes para el desarrollo de tintos: malbec, carménère, syrah, petit syrah, tempranillo, cabernet franc, merlot, cabernet sauvignon, mourvedre, carignan y grenache. Juan Carlos Valenzuela, gerente agrícola de Río Negro, la sociedad que concentra las inversiones de Luksic en ese rubro, explica que la idea es experimentar con esas cepas e ir probando cómo se van dando, de manera de poder complementar la producción que actualmente abastece a Viña Tabalí con los viñedos de Fray Jorge, en el territorio costero de la región. En esa zona, además, Río Negro cuenta con 70 hectáreas de nogales.