Como muchos europeos, Manuel Diez es un español que llegó a Chile en los 60 buscando nuevas oportunidades. Hace 53 años abrió un “negocio de barrio” en Los Conquistadores, concepto que, pese a su crecimiento, no quiere abandonar: recién en 2018 incorporó el pago con tarjeta electrónica. Se especializó en la venta de vinos y la buena relación que desarrolló con viñas chilenas le dio una ventaja: precios bajos. En estos días de cuarentena, afirma, sus ventas se han disparado.

  • 13 abril, 2020