Se llama Mónica Mullor y tiene dos usuarios en Twitter: @monicamullor –inac- tivo desde 2016– y @mmullor2016, donde tiene 31.700 mensajes y 3.946 seguido-res. Ahí se define como columnista dedistintos medios e investigadora en temas migratorios (URJC). Hija de inmigrantes españoles y alemanes, Mullor nació y vivió en Chile hasta los 29 años, cuando se […]

  • 16 agosto, 2018

Se llama Mónica Mullor y tiene dos usuarios en Twitter: @monicamullor –inac- tivo desde 2016– y @mmullor2016, donde tiene 31.700 mensajes y 3.946 seguido-res. Ahí se define como columnista dedistintos medios e investigadora en temas migratorios (URJC). Hija de inmigrantes españoles y alemanes, Mullor nació y vivió en Chile hasta los 29 años, cuando se tras- ladó a Suecia. Allá ejerció como gerenta general de Citibank –tras una carrera en el mismo banco en Chile–, luego se trasladó a Madrid y desde 2012 vive entre Suecia y Chile, junto a su marido Mauricio Rojas, el exministro de las Culturas, quien alcanzó
a ocupar el cargo solamente 90 horas. En su blog, Mónica asegura que escribe sobre temas de actualidad económica, política y social en distintos medios: Libertad Digital, Instituto Juan de Mariana y FAES, en España; Instituto El Independiente, en EE.UU.; y El Líbero, en Chile. Entre el sá- bado 11 de agosto y el lunes 13, día en que se hizo efectiva la renuncia de Rojas al gabinete presidencial, Mullor publicó más de 20 mensajes. De ellos, destacan dos: “El Museo de la Memoria es un valioso testimonio que debe ser preservado; pero es un ‘museo montaje’ porque deja sin explicación el cómo se pudieron llegar a cometer esas atrocidades”. “Sería un ges- to de sentido democrático que el Museo de la Memoria ofreciese al visitante una idea sobre el clima político existente los años previos al golpe militar exponiendo diversos puntos de vista, hechos históricos, apreciaciones personales expresadas en cartas, vídeos, fotos”, posteó.