La idea es que los casos de información privilegiada no sean el único sello que marque la actual gestión de la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS). Por eso, la agenda es ambiciosa y tiene su eje en la anunciada tercera reforma al mercado de capitales. El contenido que despierta mayor interés para el regulador […]

  • 2 septiembre, 2008

La idea es que los casos de información privilegiada no sean el único sello que marque la actual gestión de la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS). Por eso, la agenda es ambiciosa y tiene su eje en la anunciada tercera reforma al mercado de capitales. El contenido que despierta mayor interés para el regulador es la posibilidad de avanzar en cambios a los gobiernos de las empresas, un asunto que lleva años de discusión académica y que tiene partidarios y detractores. Algunas iniciativas en torno a este tema, como introducir más exigencias a los directores de empresas o forzar la representación de los accionistas minoritarios –rompiendo la relación de una acción, un voto-, es vista con preocupación en sectores empresariales.