Casi dos de cada tres brasileños creen que los Juegos Olímpicos serán más perjudiciales que benéfico para el país, según una encuesta dada a conocer el martes. De hecho, la mitad de los encuestados por la empresa Datafolha se opone a la celebración de los Juegos. En el sur y sureste del país, más cerca […]

  • 20 julio, 2016

brasil-jjoo

Casi dos de cada tres brasileños creen que los Juegos Olímpicos serán más perjudiciales que benéfico para el país, según una encuesta dada a conocer el martes. De hecho, la mitad de los encuestados por la empresa Datafolha se opone a la celebración de los Juegos.

En el sur y sureste del país, más cerca de la zona donde está Río de Janeiro, la ciudad anfitriona de los juegos, la frustración es aún mayor.

La popularidad de la celebración se ha desplomado durante los últimos años a medida que Brasil atraviesa una recesión económica y aumentan las tasas de criminalidad y desempleo.

De hecho, es Río de Janeiro uno de los estados que está más afectado por la crisis y su gobernador recientemente declaró un estado de catástrofe económica, que permite a los funcionarios administrar los pocos recursos sin violar leyes fiscales, y facilitó que el gobierno federal le otorgase un paquete de ayuda de emergencia de 860 millones de dólares para pagar por la seguridad durante los Juegos.

Unos 85.000 policías y militares se encargarán de la seguridad durante la justa, el doble de la cantidad que utilizó Londres en 2012, pero de todas formas hay preocupación por la seguridad.

Más de la mitad de los brasileños creen que los problemas de seguridad de la ciudad son motivo para avergonzarse. Policías han realizado manifestaciones por retrasos en el pago de sus salarios y malas condiciones laborales, y algunos cuartales ni siquiera tienen papel de inodoro. El estado también ha incumplido en el pago a maestros y empleados retirados.

Revise el artículo completo en El País.