La ex Elaine de Seinfeld demuestra una vez más que ha logrado ser más que sus ex compañeros de sitcom, incluido el propio Jerry. Por Federico Willoughby Olivos

  • 9 mayo, 2012

La ex Elaine de Seinfeld demuestra una vez más que ha logrado ser más que sus ex compañeros de sitcom, incluido el propio Jerry. Por Federico Willoughby Olivos

 

 

El primer gran mérito de Julia Louis- Dreyfus está en que es la única sobreviviente del team Seinfeld, la serie “sobre nada” que terminó encarnando “todo” lo que funciona en la televisión cómica. Claro, la sitcom que partió en 1989 y duró 9 temporadas sentenció el destino de todos sus integrantes (excepto Louis-Dreyfus, claro está), incluyendo al propio Jerry Seinfeld quien, salvo como productor ejecutivo o como invitado, ni siquiera ha intentado protagonizar otro programa.

Lo segundo, más importante y finalmente la clave de su éxito, es que en vez de intentar divorciarse del rol que jugaba en la producción noventera (hacía de Elaine Benes, una superficial y a veces neurótica neoyorquina) la ha incorporado a sus nuevos personajes. Hay algo de Elaine -no todo, pero algo- en cada uno de sus nuevos emprendimientos televisivos. Así, tanto en Watching Ellie (en que interpretaba a una cantante de cabaret) como en The new adventures of old Christine (sobre una madre que logra, pese a todo, mantener una relación única con su ex) que duró 5 temporadas, siempre se pudo apreciar, además del talento de Louis-Dreyfus, ciertos guiños al personaje que la hizo popular en Seinfeld.

 

 

 

 

Hoy tiene a la televisión norteamericana tomada por asalto con su nuevo trabajo, Veep, de HBO,en la que interpreta a Selina Meyer, la vicepresidenta de Estados Unidos, una tipa talentosa y con futuro hasta que la nombran en ese cargo. Básicamente, la relegan a todas las reuniones y eventos que al presidente no le interesan y, paradójicamente, los asistentes sienten que les mandaron “a la reserva”, por lo que nadie la toma en serio.

Y sí, pese a que suena como un The office gubernamental (está filmada con ese mismo acercamiento de un falso docu-reality), las situaciones logran desnudar lo terrible de la política y de cómo al final todo el orquestamiento de los gobiernos (cuando todo parece formal, serio y planificado) está lleno de imponderables, malas decisiones y una preocupante improvisación. Y bueno, no por nada y por primera vez, los críticos (y el público) piensan que Louis-Dreyfus está frente a un papel que probablemente la llevará más allá de lo hecho en Seinfeld; algo que ni siquiera Jerry puede decir.

 

 

Michael Bay en la pantalla chica

El responsable de Transformers se acaba de asociar con el canal Starz para una nueva serie original llamada Black sails. Son ocho capítulos centrados en las aventuras del capitán Flint, quien acaba de recibir en su barco a un marino llamado John Silver. Lo interesante de todo este asunto es que se trata de los protagonistas de La isla del tesoro, de Stevenson, pero con la variante que la acción ocurre 20 años antes que la del libro. Saldrá al aire en 2014.