Cada vez más alejado del gobierno y de sus propios correligionarios de RN está el senador por Aysén Antonio Horvath. En su círculo más cercano aseguran que el parlamentario sigue muy sentido con el oficialismo dado el duro trato que recibió por su rol durante las protestas de Coyhaique en el verano y por la escasa solidaridad de su propio sector después del atentado incendiario a su casa el 1 de abril, en Coyhaique.

  • 5 junio, 2012

Cada vez más alejado del gobierno y de sus propios correligionarios de RN está el senador por Aysén Antonio Horvath. En su círculo más cercano aseguran que el parlamentario sigue muy sentido con el oficialismo dado el duro trato que recibió por su rol durante las protestas de Coyhaique en el verano y por la escasa solidaridad de su propio sector después del atentado incendiario a su casa el 1 de abril, en Coyhaique.

“Ningún personero de Interior y Seguridad Pública ha formulado una declaración oficial condenando decididamente este atentado, ni ha concretado actuación útil alguna para identificar a los responsables. Por si fuera poco, la intendenta de Aysén puso en duda públicamente que se tratara de un atentado, “no obstante las pericias realizadas en el sitio del suceso”, dice el yerno del senador, el abogado Mauricio Daza, quien confirma que Horvath está muy afectado con lo que considera la “ingratitud” del oficialismo en circunstancias que él ayudó a que Piñera arrasara en Aysén y después, a destrabar el conflicto con la comunidad. Eso, pese a que el parlamentario sabe y siempre ha afirmado que la política es “sin llorar”.