La noche del 11 de diciembre, la banda canadiense Arcade Fire no solo encandiló a sus fanáticos en Chile, sino que también hizo felices a varios miembros de la comunidad haitiana que vive en el país. Antes del concierto, Sebastián de la Barra, fundador de la productora Lotus, se comunicó con Desafío Levantemos Chile. Querían […]

  • 21 diciembre, 2017

La noche del 11 de diciembre, la banda canadiense Arcade Fire no solo encandiló a sus fanáticos en Chile, sino que también hizo felices a varios miembros de la comunidad haitiana que vive en el país. Antes del concierto, Sebastián de la Barra, fundador de la productora Lotus, se comunicó con Desafío Levantemos Chile. Querían invitar a 30 haitianos, beneficiados por la fundación, a ver el concierto. ¿La razón? Régine Chassagne, fundadora de la banda, es mitad haitiana, mitad canadiense. Sus padres emigraron desde Haití durante la dictadura de Francois Duvalier, por lo que la música apoya públicamente causas vinculadas con el país centroamericano desde diversas plataformas.

Pero la sorpresa era aún mayor. Durante una de las canciones, el líder de la banda anunció que donarían un dólar por cada entrada a la ONG, promesa que se confirmó esta semana. En total serán 11 mil dólares, que se repartirán en dos iniciativas: el parque de los sueños en Quilicura, que se levanta en medio de cuatro poblaciones donde viven cerca de seis mil haitianos, y el equipo de fútbol Cruz Azul Haití en Estación Central y que también es apoyado por Desafío Levantemos Chile.