Contemporáneo, inclusivo, romántico, el nuevo filme de Guillermo del Toro va derecho a imponerse en los Oscar.

  • 15 febrero, 2018

Por: Christian Ramírez

Fue a fines de enero de 2004 que Tim Burton dejó de preocuparse por ganar un Oscar. Se habían dado a conocer las nominaciones y El gran pez –el filme más dramático y oscarizable de su carrera– apenas competía por mejor canción. No tiró la toalla totalmente: un par de años después su filme animado Corpse Bride postularía a otro, y lo mismo ocurriría en 2012, con la versión expandida de su cortometraje Frankenweenie. A esas alturas ni sus fans más acérrimos apostaban por otra cosa que no fuera un lejano Oscar Honorario en el horizonte…

La Academia está abriéndose a nuevos temas, preocupaciones y estéticas. Ahí entra como anillo al dedo este filme, el primer scifi con real oportunidad de ganar el premio mayor.

Si eres suscriptor,

continúa leyendo esta nota en el papel digital.

Si aún no lo eres, suscríbete AQUÍ.