Los dos hijos del empresario Carlos Heller se llevaron todas las ovaciones en el final del Campeonato RallyMobil. Pedro, el mayor se quedó con el primer campeonato de la clase mundialista de autos R5, mientras que su hermano Alberto ganó la última fecha, el Motorshow, y se proyecta como crédito nacional en WRC (World Rally Championship).

  • 21 diciembre, 2018

Los dos hijos del empresario Carlos Heller se llevaron todas las ovaciones en el final del Campeonato RallyMobil. Pedro, el mayor se quedó con el primer campeonato de la clase mundialista de autos R5, mientras que su hermano Alberto ganó la última fecha, el Motorshow, y se proyecta como crédito nacional en WRC (World Rally Championship).

El sábado pasado, en el Motorshow de RallyMobil realizado en Parque Laguna Carén, los aplausos tenían apellido: Heller. Se trata de Pedro Heller y su hermano Alberto, el primero flamante e histórico primer campeón de la categoría de autos R5, la clase que compite en el Rally Mundial como WRC2; y su hermano menor, que quedó en segundo lugar, a apenas 1 punto de diferencia en el campeonato, en una final electrizante. Pero además “Beto”, como también es conocido el menor de los Heller, fue el primer piloto chileno en ganar una fecha de la WRC (el Rally de Australia) este año, cuando se confirmó que por primera vez una fecha de la máxima competencia planetaria de rally llega a Chile.

Por eso, tanto Pedro como Alberto pasan por uno de sus mejores momentos. Ganar una fecha mundial, con un auto tan competitivo como un R5 (apenas un escalafón por debajo de los prototipos World Rally Car), augura un gran futuro para el menor de los Heller, Alberto, que apenas tiene 25 años, al punto que su hermano Pedro comentó en La Tercera: “voy a convertirlo en campeón mundial. Lo voy a hacer”.

El Campeonato RallyMobil cumplió 18 años en 2018, y con la mayoría de edad llegó la confirmación que recibirá -por 3 años consecutivos- una fecha del mundo del World Rally Championship, un campeonato que en términos de audiencia, importancia y espectáculo solo es comparable con la Fórmula 1 o el MotoGP. Fue además el año en que comenzó la competencia con los autos R5, donde Pedro y Alberto compiten con un Ford Fiesta R5, del Joker Rally Team.

Pedro dominó la primera parte del campeonato, mientras Alberto ganaba experiencia. En el transcurso del año, Beto fue desarrollándose y demostrando lo que parece ser un talento innato para la conducción, lo que quedó plasmado en su primer lugar en la categoría WRC2 en el Rally de Australia, donde se dio mañana no solo para ser el mejor, sino para vencer a varios pilotos de la máxima categoría WRC, donde compiten nombres de leyenda como Sébastien Ogier (que se tituló campeón mundial), Sébastién Loeb y Thierry Neuville, máximo exponentes globales del deporte.