A pesar de que legalmente están “protegidas”, las tres hijas de Marcelo Calderón Crispín –Deborah, Esther y Patricia Calderón Kohn– están atentas. El 28 de abril pasado, el Servicio de Impuestos Internos (SII) presentó una denuncia contra su padre y su tío, Alberto –ambos accionistas de Ripley Corp–, por evasión de impuestos entre 2008 y […]

  • 16 mayo, 2014

Marcelo Calderón

A pesar de que legalmente están “protegidas”, las tres hijas de Marcelo Calderón Crispín –Deborah, Esther y Patricia Calderón Kohn– están atentas. El 28 de abril pasado, el Servicio de Impuestos Internos (SII) presentó una denuncia contra su padre y su tío, Alberto –ambos accionistas de Ripley Corp–, por evasión de impuestos entre 2008 y 2009, que alcanza la cifra de 22,3 millones de dólares. En paralelo, la Fiscalía de Alta Complejidad Oriente inició una investigación en contra de los empresarios.

Deborah es directora y representante de sus hermanas en Ripley, quienes en conjunto tienen un 11,87% de la multitienda. Por ello, y aunque saben que en los juicios penales las consecuencias legales sólo recaen en los afectados –en este caso, su padre y su tío–, les produce aprensión que esta investigación las salpique a ellas y a la empresa. Por lo mismo, están siendo asesoradas, tanto ellas como su padre, para mantener el tema lo más acotado posible. El abogado Manuel José Vial es quien asesora a Deborah y a Marcelo y, a su vez, quien monitorea el tema comunicacional con Imaginacción, de Enrique Correa. Por su parte, el abogado Jorge Breitling, aconseja a Patricia y Esther.

El aterrizaje de las hermanas Calderón Kohn en el holding familiar, ocurrió en 2011, como controladoras –junto a su padre– de Johnson’s, hasta que Cencosud compró la compañía, a fines de ese mismo año.