Por: Antonieta de la Fuente “Nunca he estado en Chile y me gustaría explorar lugares como Tierra del Fuego, y aún más al sur”. En marzo pasado, las palabras de Daniel Houghton, el hombre que con 28 años comanda la guía de viajes más influyente del mundo, Lonely Planet, daban algunas pistas. Pero nadie se […]

  • 23 noviembre, 2017

Por: Antonieta de la Fuente

“Nunca he estado en Chile y me gustaría explorar lugares como Tierra del Fuego, y aún más al sur”. En marzo pasado, las palabras de Daniel Houghton, el hombre que con 28 años comanda la guía de viajes más influyente del mundo, Lonely Planet, daban algunas pistas. Pero nadie se inquietó más de la cuenta, hasta que el 24 de octubre pasado la publicación eligió al país como el Mejor Destino para viajar en 2018. Sorpresa. El timing de la noticia no pudo estar mejor. Solo dos semanas antes, la selección chilena de fútbol había quedado fuera del Mundial de Rusia, por lo que volver a ubicarnos en lo alto de un ranking de prestigio fue una bocanada de aire fresco en medio de una tormenta de pesimismo.

Más de 100 de los 600 escritores, colaboradores, blogueros, staff e influenciadores de Lonely Planet estuvieron detrás de la nominación de Chile. Cada año, los editores de la guía invitan a su comunidad a elegir destinos de viaje. El requisito es que deben explicitar bien por qué el lugar escogido vale la pena de visitar el año entrante, basados en futuros eventos, atracciones y tendencias de viaje. Luego, los editores seleccionan concienzudamente las propuestas más atractivas, interesantes y diversas. Y más tarde, un panel de expertos internos elige los diez finalistas en cada categoría (países, ciudades, regiones y valor), otorgando a cada uno un puntaje basado en actualidad, emoción y “x-factor”. La ecuación, esta vez, apuntó hasta este rincón del planeta…

Si eres suscriptor, continúa leyendo esta nota en el papel digital.
Si aún no lo eres, suscríbete AQUÍ.