Con escáneres, la empresa local Sercotal, censa y realiza un informe del estado de los ejemplares, lo que puede prevenir caídas por mal tiempo.

  • 3 junio, 2019

Árboles de la Reina, Ñuñoa y Cerro Navia fueron algunos de los principales damnificados por las lluvias y vientos de esta semana en Santiago. El evento meteorológico provocó que los macizos se desplomarán sobre casas, calles y tendidos eléctricos, lo que conllevó a cortes del suministro de la electricidad en la ciudad.

Además del viento y la lluvia, existe otra situación responsable de la caída: la mala condición en que se encuentran los árboles, una situación que podría prevenirse aplicando la tecnología.

Además de la inspección visual, -el método más común para evaluar el estado de los árboles- la empresa chilena Sercotal usa tomógrafos vegetales que se adhieren al árbol y logran cuantificar el estado interno de la madera a través del sonido. Además, utilizan resistógrafos, una especie de aguja de dos milímetros, que evalúa los ganchos y ramas de los árboles

El gerente técnico de Sercotal, Felipe Galfano cuenta que ya han realizado asesorías a municipios como Ñuñoa y Providencia, comunas que esta semana sufrieron caída de árboles.

“Han habido errores, en muchas avenidas, como Providencia donde hay intervenciones cuando tienen que poner cañerías o agrandar las calles, no se preocupan que las raíces estén en buenas condiciones. También están las podas que son respuestas que van a producir problemas porque la solución no es cortar sino planificar bien, hay muy pocos arboricultores involucrados”, afirma Galfano.

Con la tecnología, la firma permitió que desde el año pasado 15 mil árboles de Las Condes tengan una “ficha médica”. Con la información recopilada entregan “radiografías” y gráficos con el estado físico de los macizos que se pueden visualizar en su app llamada Arbotag.

Galfano cuenta que primero identifican el daño visualmente y luego lo cuantifican con las tecnologías. “Hacemos un informe con recomendaciones que subimos a nuestra aplicación, donde la municipalidad accede para tener la información del árbol para tomar acciones, así creamos un registro, como un censo”.

La aplicación también puede ser usada por los residentes de las comunas que, mediante un código QR instalado en los árboles, pueden acceder a información básica de la especie.

Actualmente la firma está evaluando los árboles del nuevo Parque Balmaceda y se preparan para la nueva Ley de Arbolado Urbano que exigirá a todas las municipalidades tener un censo de sus ejemplares.