Por años fue dejada de lado, pero hoy, su alto valor patrimonial y cultural, sus buenos accesos –con la línea 3 del metro y el eje de Movilidad para el transporte público–, su cercanía al centro de Santiago, su amplia oferta cultural y sus áreas verdes (9,5 m2 por habitante) –superadas solo por Vitacura–, son un imán para millennials, inmobiliarias e inversionistas.
Por: Cindy Contreras

  • 25 abril, 2019