Por años fue dejada de lado, pero hoy, su alto valor patrimonial y cultural, sus buenos accesos –con la línea 3 del metro y el eje de Movilidad para el transporte público–, su cercanía al centro de Santiago, su amplia oferta cultural y sus áreas verdes (9,5 m2 por habitante) –superadas solo por Vitacura–, son un imán para millennials, inmobiliarias e inversionistas.
Por: Cindy Contreras

  • 25 abril, 2019

Este fue el Camino de Chile que comunicaba con el imperio de los incas”. Así reza la placa conmemorativa de la iglesia del Niño Jesús de Praga, ubicada en plena comuna de Independencia, en la intersección de General Borgoño con avenida Independencia.

Y es que esta vía es la misma que usaron los incas cuando llegaron al territorio nacional. Pero aún más: es el mismo camino por el que ingresaron los soldados independentistas después de la batalla de Chacabuco, con la cual se consolida la independencia de Chile. “Por aquí entraron chilenos y argentinos victoriosos de Chacabuco en el ejército libertador de los Andes el 13 de febrero de 1817”, dice la misma placa. De ahí que el sentido patrimonial de esta comuna ha comenzado a ser uno de los atributos más valorados para aquellos nuevos residentes que se están desplazando hacia este sector de Santiago.

Eso, junto con la vida de barrio, precios atractivos y centralidad, está llevando a que muchos proyectos inmobiliarios estén apostando por el barrio, convirtiéndolo en el nuevo boom de la capital.

Según el urbanista e investigador de la Facultad de Arquitectura y Arte de la Universidad del Desarrollo, Julio Nazar, el eje Independencia en los últimos años ha tenido dos intervenciones estatales que han sido muy relevantes: por un lado, la inauguración reciente de la línea 3 del metro y el corredor de bus segregado por la avenida principal. “Esto se está inaugurando durante este año, el primer tramo ya está ejecutado, ha sido una obra bastante compleja de hacer, pues ha significado una inversión muy grande en expropiaciones, de hecho, aproximadamente la inversión total de los primeros cuatro kilómetros de este corredor, que va desde Santa María hasta Dorsal, son alrededor de 21 mil millones de pesos, de los cuales la mitad se fue solamente a expropiaciones. Esto le dota a toda esa avenida, en los totales 8 km que van desde Santa María hasta Vespucio, de una gran conectividad que la hace muy atractiva”, afirma.

A ello se suman importantes y tradicionales edificios de Santiago, como por ejemplo la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile, el Hospital J.J. Aguirre, la Vega Central, el Cementerio General, entre otros. “Es decir, hay un concepto del patrimonio, de la memoria. Es interesante que se haya visibilizado y puesto en valor la compleja y atractiva diversidad de usos que puede tener la ciudad. En Independencia tienes desde la historia, el culto con muchas iglesias, servicios como la medicina, educación, grandes espacios paisajísticos como el Hipódromo. Y también existen barrios como Los Castaños, en que se tiene aún la cualidad de vida de barrio, donde se camina tranquilo y hay poca congestión”, sostiene Nazar.

“La vida cultural de Independencia cuenta con dos sectores comerciales tradicionales, el mercado Tirso Molina y Patronato. Además, recientemente se aprobó una nueva zona típica, en el sector de la Plaza Chacabuco, lo que se suma a las dos zonas existentes, que son la población Los Castaños y la población Manuel Montt”, dice la gerente del área de Estudios de Colliers, Soledad Silva. Agrega que también se observa que tanto la oferta actual como los anteproyectos ingresados tienden a concentrarse sobre el eje del metro por Av. Independencia.

El gerente comercial de Activa Inmobiliaria, Francisco Valdivieso, afirma que “nos hemos dado cuenta de que Independencia es una comuna rica, tanto en espacio como en entorno, y hemos aprovechado estos atributos para la construcción y embellecimiento del barrio y generar así un plus a la comunidad”.

De hecho, asegura que también tiene un gran atractivo turístico, pues al Cementerio General y al Hipódromo se suman el antiguo Hospital San José, declarado Monumento Nacional y en el que se realizan tours guiados para conocer su historia; las iglesias –ambas Monumento Nacional– Convento del Buen Pastor (1862) y el Monasterio del Carmen Bajo (1770) y la Cervecería Andrés Ebner (1879), un antiguo edificio en pleno eje Independencia.

¿Gusto de millennials?

De acuerdo a los expertos, el mayor porcentaje de oferta son departamentos de 1 y 2 dormitorios, por lo tanto, quienes están privilegiando este sector son jóvenes independientes o parejas. Desde Colliers International afirman que, según los valores de los departamentos, la demanda está dada por los segmentos C2 y C3, con ingresos entre $760.000 hasta los $1.500.000 mensuales.

Para la gerente comercial de Inmobiliaria FG, Isabel Palma, a los atractivos ya mencionados se suma que “Independencia es la segunda comuna con más metros cuadrados de áreas verdes por habitante (9,5), superada sólo por Vitacura (7,4) y seguida por Las Condes (5,6), según un estudio del Centro de Políticas Públicas de la Universidad Católica”.

Por lo mismo, agrega, “tenemos tanto millennials como familias en formación, inversionistas y también gente que siempre vivió en la comuna y que ahora busca más comodidades. En nuestro proyecto, Edificio Cotapos, tenemos distintos tipos de departamentos, de uno, dos y tres dormitorios, lo que hace que quienes nos prefieren están en distintas etapas de su vida”. Está ubicado en la calle del mismo nombre, a solo 150 metros de la estación Plaza Chacabuco. “Con 12 pisos en total, su propuesta rompe los esquemas, ya que cuenta, por ejemplo, con 24 bicicleteros y zona de mantención con compresor y herramientas, dos quinchos panorámicos, lounge en el primer piso, una zona de estar exterior y zona de lavado de autos, entre otras características. Eso ha hecho que muchos jóvenes nos prefieran, y también inversionistas que buscan comprar una propiedad con buenas tasas de arrendamiento y rentabilidad”, afirma Palma.

Según una encuesta realizada por esta inmobiliaria en 2018, el 52% de los millennials busca demorar menos de 30 minutos a su trabajo, solo el 24% se va en auto y un 10% en bicicleta, un 58% se traslada en transporte público y un 89% quiere vivir cerca de un supermercado. “Y todas estas necesidades están cubiertas en Independencia”, sostiene la gerente.

Desde Ralei Development Group, que tiene el proyecto Independencia Park de 1, 2 y 3 dormitorios, indican que los interesados en este sector son principalmente inversionistas, muchos de ellos son millennials, que destinan parte de sus ingresos a pagar pies de departamentos “y buscar créditos hipotecarios cuyas tasas están en un muy buen momento”.

Atractivas ofertas y arte

Con Edificio Francia 1345, Convet una empresa Moller & Pérez-Cotapos, llegó a Independencia con su primer proyecto de edificación en altura en la comuna. Considera departamentos de 1 y 2 dormitorios, que tienen foco en distribución y terminaciones, con cocinas con cubierta de cuarzo, por ejemplo, y ventanas termopanel. “Estamos a pasos del nuevo corredor de tránsito de Avda. Independencia y próximo a las estaciones de metro Hospitales y Plaza Chacabuco de la nueva línea 3.  También está cercano al nuevo Mall Barrio Independencia, a hospitales, colegios y casas de estudio. Esta comuna tiene un gran potencial de desarrollo urbano y eso la ha convertido en una atractiva opción habitacional y de inversión”, afirman en Convet.

Mientras que Inmobiliaria Paz tiene dos proyectos: Edificio Carrión, cerca de la nueva estación de metro Hospitales, y edificio López de Alcázar, próximo a la estación Cal y Canto. La gerente comercial, Claudia Zapata, afirma que estos departamentos despiertan interés en profesionales jóvenes, en familias que están iniciando su proyecto de vida y en inversionistas. “Por ello, nuestra oferta contempla principalmente departamentos de 1 y 2 dormitorios, con modelos de cocinas integradas, y espacios comunes altamente equipados con piscinas, quinchos y salones gourmet, entre otros”, dice.

Agrega que además de la riqueza patrimonial de Independencia, compuesta por múltiples edificaciones que han sido declaradas monumentos nacionales, la comuna goza de un gran capital artístico y cultural. Ejemplo de esto son la biblioteca pública Pablo Neruda, el Estadio Municipal Juan Antonio Ríos y la Universidad de Chile, que continuamente ofrecen distintas expresiones relacionadas con las artes visuales, escénicas y la música. “Por otra parte, en la comuna existe un fenómeno que ha impulsado la vida cultural para los vecinos y que los residentes de nuestros proyectos ya entregados valoran mucho: el hecho de que las plazas públicas se utilicen para acoger distintas manifestaciones artísticas. Las plazas Fermín Vivaceta, Reina María y San Luis fueron algunas de las locaciones que este verano participaron en el verdadero circuito cultural que se ha formado en el barrio”, enfatiza la ejecutiva.

En Inmobiliaria Pilares, su gerente comercial, Felipe López, afirma que Independencia ha sufrido cambios urbanos relevantes en el último tiempo, que han hecho que en la actualidad no solo se le identifique por tener barrios tradicionalmente ocupados por casas, sino que se ha posicionado en el tramo sur de su avenida principal –el más cercano al centro– como un sector con un desarrollo en altura que ha ido incrementándose.

“Las personas que hoy buscan proyectos en estas zonas son de dos tipos: inversionistas y clientes habitacionales. Dentro de este último grupo, podemos encontrar hombres y mujeres de 30 a 45 años, profesionales con rentas que van desde el millón y medio, en su mayoría solteros o un grupo familiar pequeño en formación”, sostiene. El Edificio Santos Dumont de Inmobiliaria Pilares, que estará emplazado a metros de la estación Hospitales de la línea 3, en la intersección de Santos Dumont y avenida Independencia, es –explica López– el primer proyecto de uso mixto en la zona y contará con cuatro edificios de mediana densidad. Tendrá 473 departamentos de 1, 2 y 3 dormitorios, 103 oficinas tipo B y 27 locales comerciales.

Este sector continuará creciendo, aunque hoy por hoy, dice el urbanista Julio Nazar, “esta diversidad es un desafío que debe tener Independencia, en este caso el municipio, para saber hasta dónde va a propiciar esta densificación y cuánto se va a permitir construir en altura”. Por lo pronto, agrega, el fenómeno de esta comuna está siendo un buen ejemplo de una mejor integración urbana en nuestras ciudades.