¿En qué momento el aprendizaje y la entretención se separaron? Esa es la pregunta que motivó el nacimiento de Munk, una plataforma digital que permite reforzar el aprendizaje de inglés a partir de 5° básico. La idea es utilizar el modelo de juegos electrónicos y redes sociales para producir instrucción, alineado al currículo y con un monitoreo del avance de los niños.

“En Chile, no más del 5% de la población habla inglés, siendo que el currículo del Mineduc está diseñado para que todos los alumnos salgan, al menos, defendiéndose. Nosotros nos preguntamos por qué se produce esta brecha”, explica Andrés Benavides, el creador de Munk.

El modelo, que ya se aplica en dos comunas, ha sido un éxito. La clave está en el atractivo visual del programa, ideado a través de una serie animada, con personajes que se juntan con otros a través de las redes sociales. Los niños juegan con Munk generalmente en el laboratorio y van ganando puntos sin darse cuenta de que están reforzando el contenido aprendido en clases. “Lo interesante es cuando un niño te comenta que estuvo jugando con Munk el fin de semana”, dice orgulloso Benavides, quien este año comenzará a comercializar su nueva dimensión educativa.

  • 24 febrero, 2011

¿En qué momento el aprendizaje y la entretención se separaron? Esa es la pregunta que motivó el nacimiento de Munk, una plataforma digital que permite reforzar el aprendizaje de inglés a partir de 5° básico. La idea es utilizar el modelo de juegos electrónicos y redes sociales para producir instrucción, alineado al currículo y con un monitoreo del avance de los niños.

“En Chile, no más del 5% de la población habla inglés, siendo que el currículo del Mineduc está diseñado para que todos los alumnos salgan, al menos, defendiéndose. Nosotros nos preguntamos por qué se produce esta brecha”, explica Andrés Benavides, el creador de Munk.

El modelo, que ya se aplica en dos comunas, ha sido un éxito. La clave está en el atractivo visual del programa, ideado a través de una serie animada, con personajes que se juntan con otros a través de las redes sociales. Los niños juegan con Munk generalmente en el laboratorio y van ganando puntos sin darse cuenta de que están reforzando el contenido aprendido en clases. “Lo interesante es cuando un niño te comenta que estuvo jugando con Munk el fin de semana”, dice orgulloso Benavides, quien este año comenzará a comercializar su nueva dimensión educativa.