Entre los factores que determinarán la profundidad con que impacte la crisis en 2009, lejos el más relevante es el empleo. Sabido es que el crecimiento del consumo interno durante los años de bonanza estuvo motivado, principalmente, por los grupos socioeconómicos D y E, los mismos que ahora enfrentan condiciones de crédito más restringidas (en […]

  • 21 enero, 2009

Entre los factores que determinarán la profundidad con que impacte la crisis en 2009, lejos el más relevante es el empleo. Sabido es que el crecimiento del consumo interno durante los años de bonanza estuvo motivado, principalmente, por los grupos socioeconómicos D y E, los mismos que ahora enfrentan condiciones de crédito más restringidas (en especial en las casas comerciales). Su confianza depende, entonces, de la estabilidad en el empleo, la misma que muchos economistas ven difícil de sostener en los próximos meses.

El análisis sirve para comprender por qué el gobierno optó por reforzar su estrategia pro empleo 2009, centrando en el Estado la responsabilidad de crear puestos de trabajo antes que proporcionar más herramientas para dejar la tarea en manos de los privados.