Una ciudad. Así de ambicioso y sorprendente es el nuevo proyecto en que se embarcó el gigante sueco del hogar Ikea

 

 

  • 26 abril, 2012

Una ciudad. Así de ambicioso y sorprendente es el nuevo proyecto en que se embarcó el gigante sueco del hogar Ikea. Se trata de una urbanización para seis mil personas en la que pretende imprimir su sello de punta a cabo. Por eso, sólo habrá propiedades y comercio para arriendo. No para la venta.

El experimento ya está en marcha en las afueras de Londres, cerca de las instalaciones de los Juegos Olímpicos. Habrá oficinas, tiendas, plazas y un hotel. “Mantendremos la filosofía de Ikea. No queremos producir para los ricos o los súper-ricos; queremos producir para las familias, para el pueblo”, fue la explicación de Harald Müller, director de LandProp, el brazo de Ikea destinado a la construcción y la urbanización.

El sueño de ciudad de Ikea es uno sin autos, o muy pocos; grandes veredas y buena locomoción pública. Los edificios tendrán una altura limitada; y las tiendas y establecimientos se arrendarán a pequeños empresarios; especialmente, a mercados de productos frescos, tiendas de antigüedades y puestos de flores, además de todo tipo de servicios. Habrá que ver qué resulta.