A toda máquina están trabajando los laboratorios y científicos nacionales para desarrollar una vacuna contra el virus ISA. Según uno de los científicos involucrados, el primero en desarrollar un antídoto “se hará rico, por la alta demanda que tendría un producto de este tipo”. Nos contaron que entre quienes tienen más adelantada “la pega” […]

  • 2 octubre, 2008

 

A toda máquina están trabajando los laboratorios y científicos nacionales para desarrollar una vacuna contra el virus ISA. Según uno de los científicos involucrados, el primero en desarrollar un antídoto “se hará rico, por la alta demanda que tendría un producto de este tipo”.

Nos contaron que entre quienes tienen más adelantada “la pega” está la Fundación Ciencias para la Vida –su director científico es el Premio Nacional de Ciencia (2002), Pablo Valenzuela– cuyos investigadores ya están probando la nueva vacuna en ejemplares de acuario. También estarían en la carrera el laboratorio de salud animal, Centrovet de la familia Farcas, empresa a la que ingresó hace un par de semanas el empresario salmonero Víctor Hugo Puchi. Otra firma que está detrás de la vacuna es el Laboratorio Recalcine –de la familia Weinstein–, que está trabajando con un grupo de seis científicos para desarrollar el preciado antídoto.

Pero en la competencia no hay sólo instituciones. En Concepción es vox populi que un conocido biólogo experto en genética tendría avanzada una vacuna, y que sólo necesita recursos para testearla en salmones.