En Estados Unidos un grupo de científicos está haciendo pruebas para encontrar del fruto perfecto. Las variedades en prueba son Hass y GEM.

  • 26 julio, 2019

¿Hay algo más decepcionante que abrir una palta y que esté negra? ¿Dura? ¿Con un cuesco enorme? ¿Con mal olor? El largo camino hacia una palta perfecta comenzó en una pequeña ciudad agrícola a 30 minutos de Fresno, Estados Unidos. Es ahí donde un científico del Departamento de Agricultura de EE. UU ha estado evaluando paltas junto a un grupo de catadores, según informa Los Angeles Times.

El objetivo del estudio es descubrir cómo las personas describen el sabor de una buena palta y qué componentes de la fruta contribuyen a ese sabor percibido, dijo Mary Lu Arpaia, una de las principales investigadoras y directoras del programa de reproducción de aguacates de UC Riverside.

Cobrar por comer palta

Dos veces por semana, los nueve participantes capacitados pasan una hora evaluando muestras de palta en un edificio de ciencias sensoriales de la Universidad de California diseñado específicamente para pruebas como esta.

A los catadores se les paga $10 dólares por hora, más toda esa palta gratis. No se les da más de tres muestras del fruto durante cada sesión para evitar el agotamiento, y responden alrededor de 14 preguntas sobre cada muestra, que se concentra en dos variedades de palta, Hass y GEM.

La variedad Hass de piel negra es el estándar de oro actual en el mercado y representa el 95% de las paltas que se consumen en Estados Unidos. El GEM es una nueva especie producida en el laboratorio de Arpaia en UC Riverside, cuyo objetivo es adaptarse mejor para crecer en el Valle de San Joaquín. De tener éxito, podría significar que las paltas de California se produzcan más meses del año.