Un encuentro de empresarios en Temuco se ha convertido en uno de los principales espacios para discutir sobre descentralización y desarrollo local. Se trata de ENELA, un proyecto liderado por CorpAraucanía, cuyo presidente respira y transpira regionalismo puro.

 

  • 12 junio, 2008

 

Un encuentro de empresarios en Temuco se ha convertido en uno de los principales espacios para discutir sobre descentralización y desarrollo local. Se trata de ENELA, un proyecto liderado por CorpAraucanía, cuyo presidente respira y transpira regionalismo puro.

 

Santiago no es Chile, y en la IX región se toman muy a pecho esta frase. Así como la capital tiene en ICARE un tradicional espacio para discutir las preocupaciones del empresariado, la Región de la Araucanía tiene su propio gran evento de los empresarios.

Se trata del Encuentro Empresarial de La Araucanía (ENELA), ideado y llevado a la práctica por ese ejemplo de empuje regional que es CorpAraucanía, con apoyo de la CPC, Sofofa e ICARE. El evento congrega desde 2003 a alrededor de 700 empresarios de los distintos ámbitos productivos que se desarrollan en la zona.

En su sexta versión, a realizarse el próximo 26 de junio, serán dos los puntos centrales: el desarrollo del territorio sustentable y sus aplicaciones para la actividad regional, y la descentralización nacional.

A la espera de este encuentro, el presidente de CorpAraucanía, Francisco Alanís Porcella, comentó a Capital su visión respecto del actual desarrollo de la región y los desafíos que vienen por delante.

-¿Cuáles son las claves y factores más importantes para el desarrollo de un territorio sustentable en la Araucanía?

-Un factor es reconocer que somos un territorio multicultural, con chilenos indígenas, no indígenas y colonos. Esta región de La Araucanía, hasta hace poco llamada de La Frontera, se incorporó a la actividad económica de nuestro país hace no más de 130 años, un período pequeño para lograr una relación intercultural plena.

Nos ayudaría mucho que la tributación se hiciera en la región, que los grandes grupos forestales instalaran aquí sus oficinas y no nos tengan como el patio trasero; mejorar la educación, atraer y retener capital humano. La elección democrática de consejeros regionales es un paso, aunque pequeño; también lo sería la transparencia de sus decisiones de cara a la ciudadanía. Intendentes elegidos no estaría mal, pero parece que es mucho soñar.

-¿Como ha sido la introducción de las empresas de la región en los mercados globales?

-La Araucania sale al mundo de muchas maneras. No olvidemos que en la industria del salmón, dos de cada tres salmones que exporta nuestro país nacen aquí; el sector agroalimentario tiene un nivel fitosanitario de excelencia y nuestros productos compiten con la Europa mediterránea; el sector forestal no tiene barreras en los mercados exigentes; tenemos un potencial en turismo termal que ya lo quisiera otro territorio; nadie nos gana en cantidad ni calidad y, aún cuando tenemos algunas falencias en la infraestructura de conectividad, estamos trabajando con el MOP para solucionarlas.

Donde no nos ha ido muy bien es en la manufactura de la madera. Nuestra industria del mueble ha sido muy
golpeada por el precio del dólar y por la competencia desleal de los mercados asiáticos, que no operan con los mismos estándares laborales y de calidad que fija la normativa chilena. Se lo anunciamos en nuestra primera Enela (2003) al gobierno de la época: que era necesario un incentivo de partida a la industria del mueble, tal como lo fue el DFL 701 para el sector forestal, que permitió que esta industria se desarrollara a tal nivel que a esa alturas el Estado ha recuperado con creces lo allí invertido. Pero como a las regiones no se las escucha tuvimos que ser testigos de la casi extinción de las fábricas de muebles locales, con el consiguiente drama social de la cesantía que ocasionó en la zona.

-¿Cuáles son las ventajas que tienen frente a otros países competidores?

-Nuestra naturaleza diversa y exuberante, con parques nacionales, lagos,volcanes, ríos, termas, etc., sumada a la culturas presentes, entre las que se destaca la singular cosmovisión mapuche, nos entrega un potencial de identidad que, primero nos distingue del resto y, en segundo lugar, nos permite estar muy en onda con las corrientes que “la llevan” hoy en el mundo, como son lo orgánico, lo natural o lo biodinámico; todos, aspectos muy acordes a nuestro entorno regional en cuanto a poder ser uno de los territorios más agradables para vivir en Chile y, por qué no, también en el mundo.

-Cambio climático, crisis energética, ¿son problemas para esta zona?

-El cambio climático es difícil combatirlo, pues no depende de nosotros. Sin embargo, debemos ver qué oportunidades y desafíos nos presentarán, para anticipar nos a ellos. Algunos entendidos anuncian que el clima de las regiones de O’Higgins y del Maule se trasladará a la del Biobío y a nuestra Araucanía, lo que sería extraordinario para el sector agroalimentario si consideramos que es un clima mediterráneo, abriendo una oportunidad al sector vitivinícola que emerge tenuemente en la provincia de Malleco. Desafíos importantes tendremos en la zona costera, donde el Ministerio de Obras Públicas debe elaborar los catastros de zonas pobladas inundables y el Ministerio de Agricultura, evaluar los impactos en los pequeños productores del litoral. Para enfrentar esto se requiere capital humano de excelencia y ahí “cojeamos” como cualquier región, porque no tenemos incentivos para atraer y retener o formar investigadores y científicos, a quienes resulta mas atractivo estar en la región Metropolitana.

-Hablemos de la violencia, los grupos radicales mapuches, el clima de inseguridad empresarial…

-Acá, la Conadi cometió el error de entregar tierra a grupos que la solicitaron con medidas de fuerza, y esa fue una señal equivocada que, incluso, ha arriesgado al Estado de Derecho. Permítame aclarar algo: las comunidades indígenas son en su gran mayoría (99,9%) pacífi cas, pero eso no es noticia. Por tanto, los medios dan cobertura a un grupo de violentistas que en nada representan el sentir de la etnia mapuche lo que, sumado a la falta de oportunidad que han experimentado anteriores ministros del Interior para imponer el Estado de Derecho, genera una sensación de violencia e inseguridad, dando pie a que un minúsculo grupo violentista genere desmanes y sienta que tiene impunidad para hacerlo.

En lo laboral, los problemas del país están por ahora centrados en las actividades macroeconómicas de extrema concentración, como son minería, forestal, salmones, retail y supermercados; pero no nos cabe la menor duda de que, con el patrocinio del actual ministro del Trabajo, muy pronto se expandirá a otras actividades menos concentradas. Como resultado de lo actual es que crecemos al tres y al cuatro, como proyecciones futuras. La presidenta seguramente tomará medidas cuando paremos de crecer o tengamos dos dígitos de cesantía. Habrá que ver primero qué ocurre…

-¿Qué papel ha jugado o debería jugar el gobierno para apoyar los emprendimientos regionales?

-Cualquier gobierno que desee destrabar y acelerar el desarrollo económico nacional debe mirar hacia las regiones e impulsar una descentralización efectiva de la microeconomía y de la conducción como las grandes reformas pendientes en Chile, estableciendo los incentivos tributarios, políticas y los mecanismos que lo permitan. Incluso para tener una igualdad de oportunidades, no importando donde se habite, es requisito básico acercar la economía y la política a la gente de las regiones. En esto, las claves son elegir al intendente regional, empoderar a los territorios traspasando recursos y decisiones, educar con calidad y encadenar productivamente a las pymes con la gran empresa, arraigando a los grupos económicos y a las grandes compañías al territorio. Un ejemplo de esto último es lo que ha llevado a cabo Carlos Cardoen en Santa Cruz. ¿Por qué no pensar en incentivos importantes que cambien esa tendencia centralista arrolladora, que tiende a concentrar todo en la capital, que permitan a los empresarios jugarse por proyectos regionales de desarrollo industrial, productivo y de mejoramiento de la educación, por nombrar algunos aspectos solamente, que los vinculen con la fuente y origen territorial de sus empresas o los atraigan a territorios donde el país necesita desarrollo con urgencia?