El viernes abrió en Santiago el primer dark store de la compañía de repartos. El proyecto inicial era tener supermercados a estas alturas, pero el coronavirus demoró la inversión. “En volumen de compra nunca le vamos a poder ganar a Cornershop, pero sí en la distribución de ultima milla”, asegura el COO Esteban Gutiérrez en esta entrevista.

  • 22 abril, 2020

El viernes pasado, la empresa de repartos PedidosYa inauguró en Santiago el primer supermercado para abastecer a los usuarios de la app. El dark store es un espacio de 400 metros cuadrados -más parecido a una bodega con racks que a un almacén-, donde hay diferentes productos, y al que solo pueden entrar los repartidores de la compañía. La apuesta de la empresa es competir con las tiendas de conveniencia en las entregas de última milla. Estos es: pocos productos, pero que llegan rápido.

El COO de la firma, Esteban Gutiérrez, cuenta desde Buenos Aires, que la aspiración de la firma es tener una orden por habitante por país al mes. “Ese debiera ser el tamaño de nuestro negocio en los próximos 5 años”, asegura. Pero para lograrlo, existe una barrera de entrada que es grande: velocidad y precio. “Nadie pide delivery los siete días de la semana porque dicen que es muy caro. Y es verdad. Competirle al precio de cocinar es imposible”, señala. Y agrega: “Por eso, como nunca le vamos a ganar por completo al costo de cocinar, queremos atender la necesidad de si vas a cocinar en tu casa, comprame a mí. Y eso se ata a la velocidad”.

PedidosYa es parte de Delivery Heroe, la compañía más grande de delivery de comida fuera de China, con fuerte presencia en Corea, Turquía y los Emiratos principalmente. “Como estamos en mercados más desarrollados, vemos tendencias que tarde o temprano van a llegar a Latinoamérica: cada vez el real state es más caro, cada vez la gente vive en departamentos más chicos, lo que te lleva a cocinar menos y tener menos lugar para guardar comida”, asegura.

¿Por qué apostar por la apertura de un supermercado ahora, cuando la mayoría de las industrias están postergando sus inversiones?

-Te imaginarás que un supermercado del calibre que armamos no se arma rápido.

El primer primer dark store de Delivery Heroe se lanzó en Estambul hace un año, y hoy entre Turquía, Kuwait y Emiratos Árabes, la compañía tiene cerca de 2 mil de estas tiendas. En Latinoamérica partimos a fines del año pasado armando equipos, buscando ubicaciones, negociando arriendos. El coronavirus en realidad nos atrasó el plan. Hoy tendríamos que tener abiertos 3 o 4 supermercados en Chile, lo mismo en Buenos Aires y Montevideo. Y estamos con este, uno de prueba en Argentina y lanzando uno mañana en Uruguay.

Gutiérrez dice que la apuesta de Pedidos Ya se fundamenta en que con el tiempo la gente cada vez va a hacer menos “compras gigantescas mensuales” de supermercado y va a ir migrando a pedir todos los dias lo que tengo que cocinar ese día.

-¿Quieren competirle a Cornershop?

-Yo entiendo que, en general, Cornershop hace pedidos y compras grandes, de 50 unidades. Nosotros apuntamos a 8 unidades, que se puedan cargar en el estuche que va en la moto. El servicio de Cornershop es espectacular pero te entrega en cuatro horas o al dia siguiente. Yo en 20 minutos, pero mucho menos cosas. En volumen de compra nunca les vamos a poder ganar, pero sí en la distribución de ultima milla. Pero, claro, hay una línea gris donde competimos.

Restoranes cerrados

Pedidos Ya nació en Montevideo hace más de 10 años cuando sus fundadores Ariel Burschtin, Robert Sosenke, Alvaro Garcia, todos ingenieros, tenían que hacer un trabajo en la universidad para desarrollar el area comercial. Pasaba que cada vez que querían pedir un “chivito” -sandwich típico del país- los pedidos llegaban mal porque el sistema de tomar nota de los encargos no funcionaba bien. Entonces se les ocurrió hacer un marketplace de comida. Como pensaron que la idea era tan buena, no la presentaron en el curso para que no se las robaran. Les fue mal en el ramo. Y la dejaron en standby.

Años más tarde, decidieron reflotarla. Dejaron sus trabajos y partieron tocando puertas a los restoranes uno por uno, ofreciendo el servicio. “Originalmente lo que hacían es que la gente hacía sus pedidos a través de una página web y por detrás una persona se lo leía por teléfono al restorán para que lo preparara”, relata el COO.

El empredimiento escaló, se financió con capital semilla de Mercado Libre, luego entraron fondos latinoamericanos y estadounidenses y en 2014 Delivery Heroe compró la compañía. Tras la salida a la bolsa de la matriz en 2017, la firma aceleró su crecimiento sobre todo en Latinoamérica con el objetivo de convertirse en los encargados de hacer el delivery, que hasta entonces recaía en los propios restoranes.

Hoy 70% del negocio está en el despacho de comida de restoranes y 30% en la compra de bebidas, supermercado y mensajería, principalmente.

-¿Cómo cambia el escenario del negocio el coronavirus?

-Por suerte tenemos un accionista con una visión de largo plazo bastante grande, y no ha pasado como en un montón de otras industrias de hacer recortes. Estamos trabajando en home office en todo Latinoamérica. Como Delivery Héroe está sobre todo en el oriente -donde partió el virus- es como estar con el diario del lunes. Entonces solamente hemos ido traduciendo al castellano los protocolos de los países donde mejor se ha atacado el problema, como Corea.

-Pero es un hecho que los restoranes están cerrados y la mayor parte de su negocio está ahí.

Antes del coronavirus estábamos abiertos 24 horas en algunos lugares. Ese es un impacto grande. Hoy repartimos hasta las 8:30 pm. En el numero general no estamos mejor, pero peor tampoco. El tráfico de la app no ha caído, pero eso se contrapone con menos restoranes abiertos y muchas menos horas abiertas.