La visita de Al Gore a Chile resultó finalmente bastante “historiada”… Después de largas tratativas, en las que los contactos políticos parecen haber pesado menos de lo que se presume, el ex vicepresidente de Estados Unidos finalmente decidió aceptar la invitación de la Corporación para la Biodiversidad y Sustentabilidad, Oikos Chile, y la División de […]

  • 23 febrero, 2007

La visita de Al Gore a Chile resultó finalmente bastante “historiada”… Después de largas tratativas, en las que los contactos políticos parecen haber pesado menos de lo que se presume, el ex vicepresidente de Estados Unidos finalmente decidió aceptar la invitación de la Corporación para la Biodiversidad y Sustentabilidad, Oikos Chile, y la División de Desarrollo Humano de Exhibits para participar en el seminario Calentamiento Global y Cambio Climático: la hora de actuar ha llegado, que tendrá lugar el viernes 11 de mayo en CasaPiedra. Encontrar un espacio en la agenda del hombre del momento no fue fácil. Desde que se estrenó el documental La verdad incómoda, Al Gore está a tablero vuelto. Seminarios, charlas, entrevistas, conferencias…

La demanda es tanta que según sus representantes, la agencia Harry Walker –la misma que maneja los compromisos de Bill Clinton, Vicente Fox, Bono y Koffi Annan, entre otros– ya no sabe a quiénes darle prioridad. De Chile, sin ir más lejos, recibieron unas cinco propuestas.

¿Cómo será su fugaz paso por Chile? Tras dictar su charla sobre calentamiento global en Buenos Aires, Gore viajará en avión privado a Santiago, para participar en el seminario chileno por la tarde. Finalizado el encuentro se realizará una recepción con solo cien participantes, a la cual está invitada la presidenta Bachelet, quien además ha sido invitada a clausurar el seminario.

Gore volverá a Nueva York inmediatamente después, sin dormir ni una sola noche en América latina. Se calcula que tras las dos conferencias Gore retornará a casa –take home– con unos 500 mil dólares en el bolsillo.