El proyecto nació como una forma de plasmar el legado de Manuel Pellegrini como entrenador. Pero los números de la iniciativa que partió de la mano de su hijo, Juan Ignacio Pellegrini, no dieron. Así, el año pasado, decidió abrir el negocio a nuevos exponentes: ya cuenta con cinco entrenadores en su portafolio y espera expandirse a Norteamérica, Europa y China.

  • 13 abril, 2018
Fotos: Verónica Ortíz

“Los quiero invitar a visitar e.football, un proyecto en el que trabajo junto a mi hijo @jipellegrini y otros entrenadores con el fin de profesionalizar el fútbol amateur”.

Manuel Pellegrini no es precisamente un hombre de muchas palabras, ni menos activo en redes sociales. Desde que abrió su cuenta en Twitter, a mediados de 2016, el entrenador del Hebei China Fortune ha publicado 51 mensajes. La cuenta, reconoce, la creó para dar a conocer un proyecto en el que trabaja junto al segundo de sus hijos, Juan Ignacio.

Se trata de una plataforma que entrega charlas, entrenamientos, análisis de partidos, información técnica y táctica de fútbol a través de videos. Una especie de Netflix, donde los usuarios deben pagar dos dólares al mes para poder acceder a todo el material online. El sitio comenzó con los videos de Manuel Pellegrini, y hoy tiene a cinco entrenadores activos –otros 12 en la mira– y está ampliándose a otras áreas: médica, legal, de entrenamiento físico, etc. Siempre relacionadas con el balompié.

“El proyecto es ambicioso, busca ser la enciclopedia digital de fútbol a nivel mundial más completa, comprendiendo muchas áreas de este deporte”, señala Manuel Pellegrini desde China. “Entre más exponentes haya, mayor diversidad del contenido, por tanto, más conocimiento para quienes la usen”, agrega.

La idea nació en Manchester, cuando el DT estaba a cargo del City. Juan Ignacio (34), abogado, había partido a la misma ciudad con su mujer y su hija con el fin de aprender inglés, y vivía a algunas cuadras del ingeniero. En ese entonces, los periodistas Francisco Sagredo y Patricio Abarca estaban escribiendo el libro El método Pellegrini, que pretendía plasmar el legado del entrenador chileno que más lejos ha llegado a nivel mundial. Sin embargo, el ex futbolista, al no poder revisar el material que se publicaría –cuenta su hijo– se negó a reconocer el libro como válido. Entonces, este le propuso una idea: “No puedes tener todo en cuadernos, los tiempos cambiaron. Debes tener todo en un iPad. Digitalicemos tu legado”, le dijo Juan Ignacio.

Mateo y estructurado, el DT tenía ordenados todos los cuadernos desde 1988, cuando comenzó su carrera de entrenador profesional en la U. de Chile: las fichas de los jugadores, detalles de los entrenamientos, formaciones, jugadas e incluso cómo se repartían las piezas en los hoteles. Tomando todo eso como base, Pellegrini Jr. puso manos a la obra y partió por resumir, en forma de una enciclopedia digital, su forma de trabajo.

Cada día camino al Etihad Centre, el campus de entrenamiento del City –equipo al que Pellegrini llevó a la semifinal de la Champions League por primera vez–, Juan lo acompañaba en el auto. En los 45 minutos que duraba el trayecto desde su casa en las afueras de la ciudad, el DT le contaba anécdotas de camarín, cómo lidiar con jugadores como Cristiano Ronaldo, que con 25 años tienen 80 millones de euros en la billetera y un jet privado, o cómo era jugar en la U en los setenta. Las charlas, pensó Juan Ignacio, eran claves para motivar a quienes estuvieran partiendo una carrera ligada al fútbol. Con esas conversaciones en mente, apenas regresara a Chile armaría los guiones que luego grabaría con su papá.

A pesar de que Juan Ignacio se había trasladado al Reino Unido sin una oferta profesional, rápidamente se hizo un lugar en el Manchester City. Primero le encargaron poner en línea los contratos de todos los jugadores, con el detalle de todas sus cláusulas. De ahí organizó digitalmente las plantillas de los inferiores: el equipo contaba con más de tres mil jóvenes que nadie sabía quiénes eran, ni qué méritos tenían. Después se hizo cargo de los tours en español para los visitantes que llegaban desde todos los rincones a conocer cómo entrenaban las divisiones inferiores del equipo. “Si la gente viaja de todas partes del mundo a ver esto, lo lógico es llevárselo digitalizado a su casa”, pensó.

Le planteó la idea a dos amigos: Gonzalo Saavedra y Juan Carlos Zegers. Durante ocho meses, los tres socios se dedicaron a recopilar información y armar videos de los entrenamientos, mientras Pellegrini Jr. seguía trabajando en el City. De vuelta en Chile, en 2016, aterrizaron el proyecto. Necesitaban 200 millones de pesos.

Llegó la hora del road show.

Pitazo inicial

Con un video y un papel, el abogado salió a tocar puertas. Pedía aportes de 10 a 20 millones a cambio de un porcentaje de la empresa que, decía, generaría utilidades en 2020. En ese entonces, el proyecto solo consideraba el trabajo del DT chileno. Los primeros en sumarse al negocio fueron los empresarios ex dueños de Transaco, Francisco Rencoret, Rafael Concha y Carlos Vallejo. Al día siguiente se subió al carro Rafael Valdivieso, dueño del Parque del Sendero; luego Guillermo Vial, de la constructora Trébol, y familiares.

Pellegrini, con su cuñado Tomas Llompart –que trabaja como su mano derecha–, Saavedra (hoy ni él ni Zegers trabajan en la empresa) y un equipo de filmación externo, se dedicó durante un año a armar el material que mostrarían en la web, mientras la compañía de software Crazy Cake desarrollaba la tecnología. Contrató a los venezolanos Tomás Gómez y Daniel Mahseredjian para hacer la edición audiovisual y a Antonio Martínez, entrenador de fútbol egresado de INAF, como encargado de analizar los partidos y traducir a los computines cómo mostrar con fichas –al estilo Bonvallet– las jugadas.

El 14 de diciembre de 2016 lanzaron Engineering Football, un sitio web con todos los secretos tácticos, técnicos y emotivos del entrenador. “Es una forma con la que al fin pude pagar la deuda que tengo con el fútbol”, dijo en el discurso de lanzamiento el ingeniero. Desde China, agrega que la plataforma “aporta un contenido distinto a lo que todo el mundo está acostumbrado a ver; no son solo resúmenes de partidos y noticias, sino que además están los entrenamientos reales de los profesionales, es un contenido al cual no todos tienen un acceso fácil por distintos motivos y es eso lo que el proyecto busca cambiar”.

El costo para acceder a todo el material del DT era de 45 dólares. En un año, la plataforma alcanzó 11 mil suscriptores. Muy por debajo de los 35 mil que esperaban. Los usuarios querían más material para aprender, y ellos necesitaban más suscriptores mensuales.

“Vamos a buscar mas técnicos, pero en ese caso no nos podemos llamar Engenieering Football”, dijo Juan Ignacio. A mediados del año pasado cambiaron el nombre a e.football.

Entrenadores tuiteros

Partieron por Pablo Guede. A comienzos de 2017, llegaron a las oficinas del DT de Colo Colo en Macul. La propuesta era que se integrara a la plataforma –de manera gratuita– y que cada tres meses le enviara las grabaciones y el detalle de sus entrenamientos. A cambio, le ofrecían un porcentaje de la compañía. “Los primeros 20 expositores van a ser dueños del 30% de lo que genere la empresa a partir de 2020”, asegura Juan Ignacio en su oficina, una casa en un pasaje de Las Tranqueras.

“A algunos les interesa participar por una cosa social de enseñar a los que están partiendo. Obviamente, que esté mi viejo al lado les suma”, dice. “Incluso algunos ni siquiera piden el porcentaje, sino que lo dones a alguna fundación. Pero eso será cuando el negocio dé utilidades, porque todavía no tendría nada que donar”, agrega.

Tomás Llompart, encargado de marketing de e.football, añade que los DT tienen un ego muy grande y, aunque se esconden, les gusta que la gente hable de ellos y los conozca. Por eso, una vez que se les presenta el proyecto, no es difícil que se sumen.

A mediados de año, Guede entró a la plataforma. Luego fue el turno de Sergio Arias, DT del club Sport Emelec. Le siguió Miguel Ángel Russo, de Millonarios de Colombia. “A mí no me pagues, yo les paso mis libros para que aprendan los cabros de la forma más barata posible”, cuenta Juan Ignacio que le dijo. En las próximas semanas se hará oficial la entrada de Mario Salas, del Sporting Cristal Perú, que ya cerró contrato y está en etapa de producción de sus videos.

“Cada tres meses, le entrego a Juan Ignacio un disco duro con todos los entrenamientos que hemos realizado hasta el momento. Junto a los papeles que acompañan cada instrucción, es decir, la preparación física, calentamientos, dibujos tácticos, programación semanal, etc. Ellos son los que digitalizan y realizan los videos. No trabajamos juntos en e.football, mi trabajo es independiente”, aclara Manuel Pellegrini, quien bajo el esquema actual es un exponente más de la plataforma.

En la mira de e.football hay otros 12 DT y ex futbolistas. “Estamos por cerrar con Gustavo Poyet (del Dirondin de Burdeau); el ex jugador Martín Demichelis nos dijo que estaba adentro, pero no hemos firmado contrato; Enzo Maresca, del segundo equipo del Sevilla, también. Asimismo, estamos negociando con Luis Mendoza, un venezolano que agarra a todos los juveniles buenos de Adidas de Estados Unidos y se los lleva a hacer un tour por Europa, a jugar en las grandes ligas”, cuenta el creador de e.football. “Todos ellos tienen experiencias interesantes que aportar”, agrega.

Otros nombres que están en carpeta –y que figuran anotados en la pizarra blanca de su oficina– son Eduardo Coudet (Racing), Nicolás Córdova (ex Wanderers), Bruno Marioni (Venados FC, México), Beñat San José (UC), Vanessa Arauz (selección femenina de Ecuador), Cristián Toro (ex DT del equipo femenino del Valencia), Patrick Vieiria (NYC Football Club) y Jason Kreis (Orlando City).

“El perfil que necesitamos es alguien que sea polémico, que le guste tuitear, porque esto es 100% digital: si no les gusta participar en las redes sociales y le pasa como a mi papá que es retraído, no se entera nadie de la plataforma”, dice.

Próximos pasos

Juan Ignacio Pellegrini toma un lápiz pasta y raya un círculo en una hoja. Es una pelota de fútbol, dice. Cada hexágono es un área con distintos exponentes, como define a quienes le entregan sus videos. En el centro de la pelota están los DT, en otro el acondicionamiento físico; al lado, el área médica; abajo, la legal; el último, de preparación física técnica.

Porque, además de entrenadores, la plataforma se va a expandir a otros servicios complementarios. Por ejemplo HIT, es decir, entrenamientos de intervalos de alta frecuencia, para que los usuarios, tanto futbolistas como no futbolistas, puedan realizar ejercicios de acondicionamiento físico. En esta área, la empresa TH Fit comenzará a publicar sus videos en los próximos días, cuenta.

En el área médica, la compañía estaría en conversaciones con el equipo de traumatología de la Clínica Los Andes para que sus médicos compartan videos explicativos de lesiones comunes, recuperación, así como de cirugías en vivo a través de Facebook Live.

“Queremos también tener abogados y que en la página estén todas las leyes de fútbol, algo que aquí está en pañales, pero en Estados Unidos hay libros y cursos online que son gratis. Nos encantaría que participen en la plataforma y en vez de que les cobre Udemy, que es una plataforma de universidad online, lo hagan a través de nosotros y les cobramos un porcentaje por cada usuario nuestro que entra. Y así nos vamos abriendo”, explica.

La idea es crearles una dependencia para que se queden en la página, “porque no nos sirve que entren una vez, vean tres videos, hagan sus ejercicios y se vayan”, dice. Por eso, en enero pasado cambió el sistema de suscripciones: pasó de ser un paquete fijo que se paga una vez, a uno de registros mensuales, por un mes, dos, seis o ilimitado. En este caso, el valor son dos dólares al mes, es decir, poco más de 1.200 pesos.

El punto de equilibrio del negocio son cinco mil suscriptores. Es la base para que la empresa no pierda plata: desde que cambió el sistema de pago se han registrado mil usuarios en cuatro meses, y las visitas a la página van entre 45 mil y 60 mil al mes.

“Me falta plata para seguir viajando, porque al final los viajes me los pago yo. Pero si los organizo y, por ejemplo, voy a siete países en Europa, podría ganar siete DT nuevos y siete preparadores físicos que los ponen los mismos entrenadores. Abrir China, abrir India, es lo que queremos. Ahí hay 1.400 millones de personas”, dice.

El 14 abril, Juan Ignacio viajará con Llompart a Estados Unidos a reunirse con Vieiria, Kreis y Mendoza para intentar cerrar acuerdos. Luego, el 8 de mayo hasta el 24, visitará China para intentar incorporar a Fabio Cannavaro, ex jugador italiano que entrena al Guangzhou Evergrande. “Mi técnica es aprovechar que el 12 de mayo juega el Hebei con el Evergrande en Cantón, y generalmente los equipos alojan en el mismo hotel. Me presento y le cuento el negocio. Es absolutamente clave el contacto de mi papá, todos se suman porque ven al viejo”, dice.