Primero fue la arremetida de Itaú a través de Munita, Cruzat y Claro; luego vendría la llegada de BTG Pactual con Celfin, hace pocas semanas al cierre de la toma de control de IMTrust de parte del Banco del Crédito del Perú. Pero ahí no terminan los movimientos en el negocio del corretaje y las asesorías financieras locales. Otro actor que está muy activo es la corredora mexicana GBM. Se levantó a Andrés Senerman, del Deustche, y están “como locos” -comentan en el mercado- buscando asociarse a alguna firma local para crecer.

  • 24 mayo, 2012

Primero fue la arremetida de Itaú a través de Munita, Cruzat y Claro; luego vendría la llegada de BTG Pactual con Celfin, hace pocas semanas al cierre de la toma de control de IMTrust de parte del Banco del Crédito del Perú. Pero ahí no terminan los movimientos en el negocio del corretaje y las asesorías financieras locales. Otro actor que está muy activo es la corredora mexicana GBM. Se levantó a Andrés Senerman, del Deustche, y están “como locos” -comentan en el mercado- buscando asociarse a alguna firma local para crecer.

La grúa también la movió Itaú, el banco brasileño que se llevó a Brian Chase, de JP Morgan, hace algunos meses. La idea es que este ejecutivo desarrolle el negocio conocido como “underwriting”, en el cual es el mismo banco quien toma los riesgos de una colocación y garantiza al cliente que sus bonos o aumentos de capital tendrán buena recepción. Un modelo que BTG Pactual ya tiene bien desarrollado y que se prevé entrará con fuerza en Chile.