El negocio del cemento tiene entusiasmado a Juan Hurtado. El dueño del Consorcio entró hace dos años a esta industria tras la compra de Cementos Búfala, una pequeña compañía que tenía plantas de hormigón repartidas por Chile. Así nació Cementos BSA, la plataforma a través de la cual Hurtado pretende transformarse en un actor de peso en este mercado. La idea surgió luego de que evaluara entrar a Melón en 2009, empresa que finalmente quedó en manos del grupo peruano Brescia.

Ahora, el empresario quiere darle un impulso a su inversión y expandir su negocio. Para eso está en plena búsqueda de un socio estratégico. La operación está recién comenzando, pero en el mercado se comenta que ya habría contratado a un banco de inversiones: LarrainVial sería el encargado de buscar posibles interesados en el mercado.

El mercado del cemento en Chile está muy concentrado. Por lo mismo, ha sido objeto de revisión en más de una oportunidad en la Fiscalía Nacional Económica. Las tres principales compañías que se reparten la torta son Bio Bio, de la familia Briones; Polpaico, controlado por el grupo suizo Holcim y Melón (ex Lafarge), de los Brescia.

  • 31 julio, 2012

El negocio del cemento tiene entusiasmado a Juan Hurtado. El dueño del Consorcio entró hace dos años a esta industria tras la compra de Cementos Búfala, una pequeña compañía que tenía plantas de hormigón repartidas por Chile. Así nació Cementos BSA, la plataforma a través de la cual Hurtado pretende transformarse en un actor de peso en este mercado. La idea surgió luego de que evaluara entrar a Melón en 2009, empresa que finalmente quedó en manos del grupo peruano Brescia.

Ahora, el empresario quiere darle un impulso a su inversión y expandir su negocio. Para eso está en plena búsqueda de un socio estratégico. La operación está recién comenzando, pero en el mercado se comenta que ya habría contratado a un banco de inversiones: LarrainVial sería el encargado de buscar posibles interesados en el mercado.

El mercado del cemento en Chile está muy concentrado. Por lo mismo, ha sido objeto de revisión en más de una oportunidad en la Fiscalía Nacional Económica. Las tres principales compañías que se reparten la torta son Bio Bio, de la familia Briones; Polpaico, controlado por el grupo suizo Holcim y Melón (ex Lafarge), de los Brescia.