“Nadie necesita un AR-15 para defenderse”.

  • 20 febrero, 2018
Foto por: Rhona Wise/AFP

Foto por: Rhona Wise/AFP

El pasado 14 de febrero, un terrible tiroteó enlutó EEUU, luego de que 14 estudiantes y tres adultos fueran asesinados en el instituto de Parkland, por un exalumno armado con un fusil de asalto.

Los estudiantes sobrevivientes y sus padres se organizaron con el propósito de presionar a los políticos en el tema de tenencia de armas, y han convocado una manifestación el 24 de marzo en Washington con el lema Marcha por nuestras vidas a la que quieren que se sumen jóvenes de todo el país.

En las redes sociales se multiplican los mensajes con los hashtag #NeverAgain (Nunca más) o #MeNext (¿Yo soy el próximo?) y preguntas que apuntan a un gran absurdo del país: ¿Cómo puede ser que un joven de 19 años pueda comprar un fusil y no una cerveza?

Emma González, una estudiante de 18 años del instituto Stoneman Douglas, lugar de la masacre, capturó la atención de EEUU el sábado con un emotivo discurso que se viralizó: “Vamos a ser los chicos sobre los que leáis en los libros de texto”, dijo, “porque el nuestro va a ser el último tiroteo en masa”.

Los medios locales de Florida informan de que entre congresistas republicanos y demócratas se cuece algo inédito en este Estado: promover un retoque legislativo que ponga barreras al acceso a fusiles semiautomáticos. “Se lo debemos a las víctimas”, afirmó el senador estatal republicano Bill Galvano, que encabeza la iniciativa.