“La crisis de confianza que vemos hoy es absolutamente general. Y desde el punto de vista del empresariado, yo comparto algunas de las opiniones en el sentido de que hemos hecho mal la pega. Ha habido situaciones muy incómodas para nosotros con todos estos casos, sobre todo con el tema de la colusión hoy, y […]

  • 12 noviembre, 2015

jose-juan

“La crisis de confianza que vemos hoy es absolutamente general. Y desde el punto de vista del empresariado, yo comparto algunas de las opiniones en el sentido de que hemos hecho mal la pega. Ha habido situaciones muy incómodas para nosotros con todos estos casos, sobre todo con el tema de la colusión hoy, y eso obviamente afecta la confianza en el empresariado. Pero yo, a pesar de lo que se dice, sigo insistiendo que son hechos aislados. Está bien, éstas son empresas icónicas en el país, pero son muchísimas más las empresas que hay y estos casos tampoco son una situación exclusivamente de Chile. Mira lo que ha pasado en Estados Unidos con tantos casos tan emblemáticos como el caso de Microsoft, Enron. Y eso no quiere decir que se castigue al sistema o al empresariado en general, sino que esas empresas que cometieron el error, deben pagar por él. Y ése es uno de los problemas que hay aquí: el costo de ese tipo de actuaciones es muy bajo. Yo sería mucho más duro en ese sentido de poner multas que realmente desincentiven esas acciones.

Pero hoy, nadie dice que Microsoft es una mala empresa. Al contrario, es hoy una de las más prestigiadas del país y han pasado por situaciones malas que se les considera como errores.

Y ahí está nuestra tarea: cómo rescatar o mejorar la imagen del empresariado, porque no hemos sabido hacer la pega para comunicar todo lo que se ha hecho últimamente. En los últimos años, el comportamiento de las compañías y todo el manejo de los directorios, ha tenido un gran cambio. Creo que, más allá de lo que ha pasado hoy, el empresariado en el último tiempo hemos tomado conciencia de que el mundo ha cambiado. Quizás no lo hemos podido transmitir, pero hasta hace poco tiempo atrás decíamos: hay que producir un buen producto a un buen precio. Y con eso tenías resuelto el problema. Hoy sabemos que eso no basta. La empresa tiene que ser un buen ciudadano, debe ser responsable en el tema del medioambiente, en cómo se relaciona con la comunidad. Creo que eso no ha permeado hacia abajo y ése ha sido el gran problema. Y por eso una preocupación personal mía es cómo somos capaces de entregar ese mensaje”. •••