Por María José Gutiérrez Fotos: Verónica Ortíz Cuatro días antes de subirse al avión de regreso a Madrid, donde vive, el periodista chileno John Müller (53) pasea por la calle La Concepción. A la vuelta de la esquina está el departamento que arrienda desde hace cinco meses, cuando respondiendo a una invitación del director de […]

  • 21 diciembre, 2017

Por María José Gutiérrez
Fotos: Verónica Ortíz

Cuatro días antes de subirse al avión de regreso a Madrid, donde vive, el periodista chileno John Müller (53) pasea por la calle La Concepción. A la vuelta de la esquina está el departamento que arrienda desde hace cinco meses, cuando respondiendo a una invitación del director de El Mercurio, Cristián Zegers, se vino a Chile para cubrir las elecciones a través de columnas.

Es la primera vez, que en casi 30 años desde que se fue del país, vota. Se trasladó a Madrid en diciembre del 88 siguiendo a su polola (actual mujer y madre de sus dos hijas), a quien había conocido el año anterior mientras hacía un postgrado en Pamplona…

“No me parece que la Presidenta tenga el peso político ni el vuelo intelectual que un país moderno necesita. Siento ser tan duro, pero así lo pienso. Creo que ella puede tener un buen instinto político, pero la política ya no es una cuestión de instintos”.

“Que la derecha haya tenido 50 mil apoderados implicados es un ejercicio de organización notable. Hay una derecha que bajó a la tierra”.

“Piñera debe fortalecer su imagen de político limpio, porque como se vea que se subió al avión con ME-O está perdido. Lo mejor que puede hacer en vez de irse muchos días de vacaciones, es establecer una muralla china”.

“(La calma a Piñera le) va a durar hasta que salga la primera encuesta de popularidad con Sebastián Piñera en el gobierno (…) Él tiene un incentivo perverso, que es que en cuatro años debe garantizar que alguien de su coalición herede el poder”.

Si eres suscriptor,

continúa leyendo esta nota en el papel digital.

Si aún no lo eres, suscríbete AQUÍ.