El Secretario Financiero del Tesoro del gobierno de Boris Johnson y uno de los discípulos del ex Primer Ministro James Cameron, Jesse Norman, apoya firmemente la idea del Brexit. Del ala más conservadora y nacionalista de la política británica, dice tener una particular cercanía con Evópoli, partido que promueve muchas de las ideas que postula en su libro The Big Society.

  • 10 octubre, 2019

Una copada agenda ha tenido estas últimas semanas Jesse Norman (57), el Secretario Financiero del Tesoro –responsable de la política fiscal y aduanera– del gobierno de Boris Johnson desde mayo de este año.  Con reuniones en Londres y viajes a Escocia el miembro del Parlamento británico por el distrito de Heresford y South Herefordshire desde 2010 nunca ha revelado si votó a favor o en contra del Brexit. La razón que esgrime es que debe representar a todos sus electores, sin embargo, sus convicciones son de “leaver”, es decir, apoya la idea de abandonar la Unión Europea.

El político conservador, filósofo y autor de varios libros, entre ellos, The Big Society, es considerado un intelectual de la derecha moderna de Inglaterra y admirador de las ideas de Adam Smith, las que sintonizan con lo que postula el Brexit. Resalta del economista su concepción de una sociedad comercial, en la que las personas tengan la capacidad de comercializar entre ellas en igualdad de condiciones.

Desde su oficina en la Cámara de los Comunes reconoce que la situación actual de Reino Unido es compleja y su panorama, incierto. Sin embargo, ve con optimismo la reunión del Consejo Europeo programada para el próximo 17 de octubre, en la que BoJo espera firmar un nuevo acuerdo de salida. De lograrlo, el 31 de octubre el Reino Unido abandonaría la Unión Europea, manteniéndose en un período de transición hasta el 31 diciembre de 2020. “Creo que lograremos finalmente superar los últimos escollos”, afirma el ex alumno de la Universidad de Oxford.

El acuerdo

-¿Qué piensa de la prórroga que está pidiendo BoJo respecto de la fecha del Brexit?

-Creo que es un error especular sobre lo que va a pasar.

-Pero ¿qué piensa que va a pasar?

-Espero que estas discusiones, que hasta el momento se han tratado en debates informales con la UE, sean adoptadas como un acuerdo formal, o bien, sienten las bases para la construcción de una futura negociación. Y luego, se llegue a un acuerdo de salida con los gobiernos y con la UE el 17 y 18 de octubre. Es una situación compleja e incierta.

-¿Pero cree que UK se va a desprender de la UE?

-Yo creo que sí. Que lo hará con o sin el acuerdo.

-¿Cómo se explica el Brexit?

-La mejor forma de entender el Brexit es proponerle a cualquier país del mundo –por ejemplo, de América del Sur Norteamérica– formar parte de una unión política con sus países vecinos, en la que las decisiones fundamentales relacionadas con su forma de gobierno o su sistema de impuestos serán tomadas por personas que no fueron elegidas por ellos directamente y, probablemente, muy lejos de su país. Seguramente, bajo ninguna circunstancia optarían por hacerlo. Para el Reino Unido, la UE siempre ha sido vista básicamente como un espacio de relación comercial. Por otro lado, países como Alemania y Francia, por ejemplo, la ven como un proyecto político diseñado para acabar con los nacionalismos. El Reino Unido cree en la posibilidad de relacionarse con otros países de manera independiente y no le teme al Estado nacionalista. Mientras la UE se mantuvo como una entidad principalmente económica, las tensiones como las que estamos experimentando no surgieron, pero a medida que fue mutando a una entidad centralizada que potencialmente pretendía consolidarse incluso como una sola nación, fue cuando el Reino Unido empezó a cuestionarla, razón por la cual se llegó al referéndum. Creo que muchos países alrededor del mundo sintonizan con la postura británica.

-¿Cómo cree que será recordado Boris Johnson en el futuro?

-Será recordado como un gran hombre de Londres, pero también muy juzgado en su rol de primer ministro en las discusiones que surjan a partir del resultado del Brexit. El punto que hago es que la gran mayoría de la población trabajadora británica mira nuestro sistema político y ve un Parlamento que se propuso el Brexit, pero que ha sido incapaz de conseguirlo, y también a un primer ministro que está empeñado en hacer el trabajo y lograrlo, y eso tiene un respaldo.

-¿Cómo será recordado el Brexit?

-Es difícil decir cómo serán las cosas en el futuro. Creo que el Brexit será recordado como un momento importante de la política británica por las consecuencias que traerá. En el largo plazo, mucha gente reflexionará sobre cómo la política democrática parlamentaria británica y su tradicional forma de ejercerla se han visto cuestionadas. El Brexit ha revelado una tensión que siempre ha existido, pero en la que nunca se había puesto el foco, que es aquella entre un sistema político con mandato directo y un mandato elegido indirectamente.

Los lazos con Chile

El político del Partido Conservador y ex ministro de Transporte del Reino Unido ha sido en dos oportunidades anfitrión del Chile Day, tradicional encuentro que se realiza en Londres y que reúne a empresarios chilenos, inversionistas y autoridades del mundo financiero. Esta instancia de diálogo ha significado una oportunidad para tender puentes entre Gran Bretaña y nuestro país, y ha permitido a Norman hacerse una opinión de nuestro país.

-Ha estado en varias oportunidades en Chile. ¿Cuál es su opinión respecto de nuestro país?

-He estado en Chile varias veces y creo que es un país maravilloso. Me sorprende su belleza, su historia y el carácter de su pueblo. Han sabido superar tensiones tremendas por años de una manera efectiva y calmada. Ojalá en Gran Bretaña tuviéramos la sabiduría y estabilidad de Chile en estos momentos.

-¿Conoce algún empresario o político?

-Cuando he ido a Chile me he juntado con el presidente Sebastián Piñera en un par de ocasiones, Michelle Bachelet y Ricardo Lagos. Del gobierno actual he compartido con Felipe Larraín, Gloria Hutt y Carolina Schmidt, entre otros. Y tengo una particular cercanía con el partido Evópoli, que promueve muchas de las ideas que postulo en mi libro The Big Society. Soy un hombre abierto a juntarme con políticos de todas las tendencias.

-¿Cuál es su opinión del presidente Sebastián Piñera?

-Tengo la mejor impresión de él. Me ha asombrado cómo, en sus dos gobiernos, la economía se ha revitalizado principalmente por la energía de su dirección. Admiro la fortaleza y el enfoque de su gobierno.